Vuelaplumas del concierto de Chain & The Gang

La foto, del Humilde Fotero del Pánico.
  • Los conciertos gratis superan el concepto “día entre semana tras puente largo”. Buena entrada en Le Bukowski.
  • Los norteamericanos no tienen estómago. O procesan como una incineradora. Entre la cena y el primer berrinche-salto de Ian Svelonius pasaron 17 segundos.
  • Los músicos vestidos de presos a la vieja usanza, con trajes de rayas horizontales. Ya sé que así va en la portada del disco, pero estoy seguro que era por algo mucho más profundo. Todo en Chain & The Gang tiene pinta de ser por algo profundo. Pero aún lo estoy barruntando. A estas horas la opción más probable es que fuera un homenaje a @tipitto. Así que ya ven la densidad que manejamos.
  • Chapa brutal como primera canción. Madre mía que pinta tiene esto. Tranquilos, ya voy yo a pedir a la barra.¿alguien más quiere algo en Egía?
  • Supongo que si tocas en algún país donde el inglés es un idioma medianamente parlado, pues la cosa será de aúpa el erandio (Aupa The Erandio). Pero por estas tierras….
  • Lo mejor era regalar un Collins con la entrada, o meter unos .str en la pantalla. Pero claro, imposibilísimo. Ya lo dijimos, la entrada era gratuita.
  • Mola todo el Svelonius. Un jodido telepredicador: Trajecito blanco, chaleco,…. Hay momentos en los que hasta saca un pañuelo para quitarse el sudor de la frente. ¡Tope, tope,tope!
  • Más de una vez pensé que en uno de sus innumerables saltos a la zona del público iba a poner las manos sobre la cabeza de la gente y convertirles entre espasmos.
  • Se escuchó en la sala: “Este tio siempre ha tenido mucho gusto a la hora de elegir compañeras femeninas para sus gangs musicales”.
  • Muchísimo mensaje antes, durante y después de las canciones. Cuando había música era más chulo. Bueno, la charla del general norteamericano de afganistan “its a hard hard work to get everybody high” tuvo su chispa ocurrente
  • Posible etiqueta de la velada: Garaje izquierdista.
  • En el puesto de merca había hasta libros rojos suyos a la venta. Y lo de rojo no era solo por la tapa.
  • Se escuchó en la sala: “Seguro que cuando toque en Madrid pide audiencia con Santiago Carrillo”, “O con Willie Toledo”.

8 comentarios en “Vuelaplumas del concierto de Chain & The Gang

  1. Más: la batería era la primera mujer ídem que he visto así con eso que llaman groove, manejando síncopas de puta madre y tal. Hasta la fecha, todas las féminas drummers que conocía (muy buenas algunas, sí) eran de raca-raca.

  2. Joder qué chapa nos metió. Empiezo a aborrecer a todos estos telepredicadores que aterrizan en europa para decirnos lo malo que es su país, utilizando el mismo tono que cuando se dirigen a sus compatriotas. Se creen revolucionarios porque hacen autocrítica. Prrrrtt…
    Chapa & the Charlatans

Los comentarios están cerrados.