Oh, verdad desnuda.

El Humilde fotero del pánicoCon sillas, asientos y sofás dispuestos a lo largo y ancho del Bukowski donostiarra, el pasado domingo buscamos asentar nuestro afligido cuerpo al abrigo de las agudas letras y músicas de Rafa(él) Berrio. Se presentaba en solitario, con la única compañía de una guitarra española que sonó arpegiada durante toda la velada. Y descubrimos que, también en este formato, sobre todo en este formato, lo suyo desborda emoción.

Si rockero los brios le insuflan energía a los recitados y orquestalmente otorgan la elegancia del Vals, la escritura de tinta y pluma y el sonido de la lágrima melódica, en acústico su propuesta es absolutamente maravillosa. Sin que antes sobrara nada, ahora se concentra todo. Nota a nota, gota a gota. Descubriendo que cuanto más ligero viaja, más abriga.

Aunque antes las líricas reinaran, ahora suenan a paseos imperiales por esas almas trituradas y algo esperanzadas, con heridas de espinas y menguantes bellezas crepusculares. Y calado en el oyente. Varias de ellas fueron coreadas por lo bajini por buena parte de la ilustre asistencia

Hubo espacio para pinceladas de Deriva, muchos grandes termas de “1971” (“Cómo Cortés” o “Simulacro” me la siguen erizando) y algún poema aún por ubicar, como la soberbia “Vino” – autor, indíquenos su nombre y procedencia, per favore- que sirvió de guante de convite para “Mis amigos”. O esa “Apología de la desgana”. Y, sobre todas ellas, la monumental sencillez de “In Memoriam”, que el recuerdo a Pedro San Martín hizo aún más emocionante si cabe. Y sí, sí cabe. Seguro que desde el fondo del bar el bajista de LBV brindó por ello.

[La foto, genial, es de El Humilde Fotero del Pánico]

11 comentarios sobre “Oh, verdad desnuda.

  1. Detalle localista y musiquero: ¿Berrio y Guanche comparten peluquero? 😀

    • Venga, arrancamos el “tengo una pregunta para usted, sr Berrio”: ¿Por qué ya no toca “Este Álbum”?

  2. Emocionantísisisisimo concierto el de Berrio, sí señor. Yo también tenía curiosidad por saber cómo sonarían así, desnudas y en acústico, las canciones de (el)Rafa. La respuesta es: preciosas.
    Y también tengo alguna pregunta para el autor, además de lo del alFum: ¿son los poemas del vino y la desgana apuntes para futuras canciones?

  3. Love, quedo agradecido por la crónica, en fondo y forma. Muchas gracias. Mis mejores expresiones también para “El humilde fotero del pánico”. Como es su costumbre, fotografías excelentes y extraordinariamente certeras.

    Los recitados que se oyeron en el Bukowski son letras de canciones del próximo álbum. Aún están sin música y me pareció interesante hacer sobre el escenario un avance de ellas en formato “spoken word”. Se escuchó “La desgana”; “Alegría de vivir”; “Puzzle” y “Saturno”. Esta última, “Saturno” es la larga apología del vino. Letrilla elegíaca, ya que parte de una supuesta (y nada improbable) prescripción médica que nos obligara a despedirnos de la costumbre de beber.

    Con respecto a “Este alfum” (Me he reído mucho con esa grafía. Muy mal pronunciado por mi parte porque en todo caso “efe” vale por “uve” pero nunca por “be”. En fin… pido disculpas)
    Maite Arroitajauregi me preguntó recién acabado el concierto del Bukowski porqué no tocaba esa canción, que le encantaba, etc. Dudé antes de contestarle y busqué la expresión adecuada pero antes de pronunciar palabra ella misma me la quitó de la boca: No toco “Este álbum” en directo porque es excesivamente “expuesta”. Eso dijo Arroitajauregi: “Expuesta”. (Muchas otras de 1971 lo son, pero ésta más)

    • Hola Rafael,
      un día te vi por la calle y me dieron ganas de saludarte y felicitarte por el disco, pero me corté. Ahora aprovecho para hacerlo por partida doble, por el disco y por el concierto del Bukowski.
      Hablando de los recitados, yo las entendí como introducciones a la siguiente canción.
      Tienes intención de dar más conciertos en este formato?
      Un saludo

  4. Enorme concierto. Lo único que me disgustó fue el zumbido que emitía el equipo de sonido que, en un formato tan crudo y acústico como el que disfrutamos, incordia bastante.

    Como anécdota comentaré que yo estaba en el sofa y del armario de mi derecha salió una cucaracha que también quería disfrutar del concierto. A mi me hizo gracia, a los de sanidad igual no 😉

  5. Te pedí “Este álbum” en Libertad 8 en Madrid y no la tocaste por dura. Creo que a estas alturas de la vida tenemos que exponernos y dejar que los sentimientos nos acongojen. Ya hemos perdido mucho tiempo vigilando los límites de nuestras vidas.
    Para mí fue una pena, es una canción que habré escuchado cienes y cienes….

  6. Garibaldi. Siento mucho la doble decepción. Creame que la hubiera tocado con gusto de haber sabido que “también” en el Libertad-8 le fue negada. (Yo recuerdo perfectamente una petición de la mesa frente al escenario en esa noche del 5 de mayo en Chueca). Entiéndame que tengo que hacer un repertorio con 15 temas y no puedo meter “todos”. Comoquiera que esa canción es incómoda (no tanto para mí como para cierto público) no dudo en quitarla de la lista cuando pienso en los títulos que tocaré. La próxima vez prometo cantarla. Quizá no sea tarde.

Los comentarios están cerrados.