Expo-sible

Llegó el gran día. La inauguración. Jorge había estado insoportable las últimas semanas, mandando emoticonos que nada tenían que ver con la charla que manteníamos en el grupo de Whatsapp. O simplemente, callando entre horas. Era comprensible. Pasarse tantos meses preparando esta muestra le pondría de los nervios a cualquiera.

Eran las siete, la hora en la que Marta y yo habíamos quedado para verla. Siempre nos gustaba ir un poco antes, para evitar aglomeraciones en la entrada y que el servidor no se cayera en la hora de mayor afluencia. Museonline estaba reluciente. Tantos trasnoches habían merecido la pena. Fuimos viendo las obras con calma, comentando vía gtalk nuestros gustos y disgustos. Aquel jpg gigante situado en la entrada no dejaba indiferente. Para unos una mierda con ojos. Para otros una flamenca y un arcoiris sobre la ciudad.

Recorrimos las salas a golpe de click, pasando de una a otra casi a la vez. Oh, vaya, esta está caída, no carga. Parece que están dándole los últimos retoques al espacio dedicado al arte moderno. De fondo, el midi suave, de easy listening, apenas molestaba en el scrolling. Ninguno le dimos al pause, mientras reíamos con la intro en flash del Espacio Vintage. A su lado el streaming del documental tenía cada vez más visionados.

Saludamos a Eneko, que acababa de llegar (al hilo de FB). Siempre va tarde, pero siempre va afilado en sus opiniones. “Esto no vale un Fav, queridas”. Llegamos a la tienda. Yo compré un retrato y una postal. Puse la contraseña del paypal y me prometieron que en 48 horas lo tendría en mi buzón (web). “¿Tomamos un café?”, dijo Eneko. Hice mi pedido mientras me ponía algo de ropa para la llegada del repartidor. No era plan recibirle en camisón y esta ropa interior que gritaba muda “hoy no pillas ni en xtube”. Mientras, pensaba en qué ponerme para la fiesta posterior, un podcast de música electrónica. Me temo que mañana tendremos Google Hangover….

Encendí un cigarro electrónico, y me senté a escuchar a los amigos charlando sobre el pasado fin de semana. Él hablaba de Tinder, mientras ella hacía juegos de palabras con el término. “Se ha perdido el cariño”. Todos aplaudimos. Vía móvil, claro.