El arte de tomar café

A la mañana rápido, tirado a los ganglios. El segundo es más pausado, con el cigarro como complemento y no necesidad. El de después de comer pelea contra las persianas oculares. Los hay que pueden tomarse otro no ya de tarde sino de turno de noche, y dormir tan estirados.

Pero todos son (somos) simples yonquis. Porque los hay que lo disfrutan desde el primer momento.

4 comentarios en “El arte de tomar café

Los comentarios están cerrados.