Restos de un incendio.

Sin descubrir la rueda, que hace mucho que ya anda, podemos afirmar que…

Iron Maiden ha llegado al número 1 de ventas en Inglaterra (bueno), y España (¡bueno bueno!) esta semana porque se venden más bollos suizos que discos, aquí los únicos que compran albumes son los seguidores de estilos no mayoristas, y porque para ser número 1 habrá que vender en verano unas ¿4000? ¿6000? copias….

Lo mismo se puede aplicar al llenazo de Arcade Fire en el Madison Square Garden. Además del efecto bola de nieve, que no se refiere a la aparición de Nacho Cano en Cuatro, sino al estilo de marketing habitual y aún muy vigente, ese de “bua, si lo han comprado 100 es que tiene que ser bueno”, categoría en la que curiosamente no entran las autolavativas.

Cualquier grupo guiri que haya sacado disco hace menos de 2 meses y actúe en un festival populoso o las fiestas de una gran capital llegará al Top 3 de ventas esa semana en España.

Cualquier festival español tendrá uno de estos elementos, sino los 3, en su plancha: Standstill, Love of Lesbian o Sidonie. La no aparición de los mismos acarreará comunicados de alguna asociación de víctimas, declaraciones de jueces en pareo y manifestaciones con gritos de “antiespañol”.

No contemples sacar un vinilo si no vas a girar como una puta peonza por todo el teritorio. Los conciertos son el mejor punto de venta. Bueno, el único gran punto de venta. Mira a Mark Knoffler, que al acabar el concierto de turno te da un USB con lo allí interpretado. Algo que también podría hacer La Unión.

Los mainstreams puede que no compren discos porque se los bajan. O puede que no los adquieran porque oyen el único tema que quieren en el despertador, televisión, autobús/coche, hilo musical del trabajo, restaurante a la hora de comer, todos los bares a los que van, las tiendas en las que se compran las cosas o ropas…

El jodido aleteo de la mariposa va a convertir las críticas de conciertos en fabulosos espacios publicitarios que encumbrarán todo lo alabable en la cita (La ciudad, el sponsor, el lugar, la gente, las chicas, los chicos), convirtiendo los textos en otro ejemplo más de Noticia de Agencia – o mundo desnatado-.