¿Rompeolas? No, gracias.

Y desde este espacio virtual me levanto un poco de la silla, me estiro no más, para hablar sobre el dichoso Rompeolas. Y decir que no me gusta, ergo no participaré en él aunque les desee toda la suerte del mundo a los organizadores y participantes

Exijo mi derecho a que no me guste per se una propuesta. Ni 100. Sin que nadie me acuse de separatista, broncas o contrario a la política del terror (cultural) de Bush. No estar a favor no significa estar en contra.

Idéntico derecho exijo para no asociarme a los movimientos que hasta hoy han surgido para protestar por la dirección que está tomando la candidatura de Donostia a la capitalidad del 2016. Debe existir un espacio entre esos dos polos tan automáticamente polarizados. Y por ahora, con tan poca gente asociada como yo a ese Mundo Medio, se está fresquito, hay hueco y las barras están bastante libres.

Exijo respeto para los creadores culturales, no pudiendo meter en dicho grupo a gentes que un día al decenio piensan sobre lo que pueden hacer para animar a la ciudad, cuando su modo de vida es tendente a la pasividad urbana más absoluta. Al igual que no llamo a un protésico dental para que me haga las colchas y sobrecamas, no entiendo la confianza supina que ofrecen a estos ciudadanos honrados mas no hollados en lo cultural.

Bueno, les hice trampa. Sí la entiendo. Al menos tengo una teoría sobre ello. Porque entiendo la participación como un mal endémico de toda sociedad política, gentes por naturaleza alejadas de la realidad diaria que necesitan buscar el arreón popular SOLO cuando sus apoyos habituales (económicos o las votaciones del día de las elecciones) fallan o necesitan conocer el magma de una ciudad que no llegan a retratar en sus rápidos desplazamientos por ella. No se engañen, Ni cabeza de ratón ni cola de León. Jamás pasaremos de ser relleno de pollo.

No quiero indicar que los gestores (que no son creadores en ningún término) vivan adrede fuera del sentir de la ciudad, sino que desde su –elevado- recuadrito buscan reorganizar una vida que no conocen y agitar una idiosincrasia eminentemente palmera y observadora, indicando qué somos y qué dejamos de ser. No es su culpa, jerifaltes. Nos han dibujado así.

Pensar que una actividad populosa y populista de este tipo, con sus objetividades y subjetividades, va a hacer que UNA SOLA PERSONA coja una agenda un miércoles y se suba a Mogambo, Bukowski o la Casa de Cultura de Alza es abusar de las endorfinas que nuestro cerebro tiene previstas para nuestro devenir diario. Cuidado, se empieza así y se acaba pensando que apoyamos la cultura cuando vamos al concierto de un estadio.

La cuestión no es que  el dinero sea necesariopara hacer cosas interesantes. Lo relevante es utilizar ese dinero para educar, algo que parece de cajón cuando nos referimos a la (in)cultura machista de la Violencia de Género pero que, oh,  parece nublarse en otros campos menos violentos.

25 comentarios en “¿Rompeolas? No, gracias.

  1. 2016 apuesta por la diversidad, así que nadie te debería acusar de estar a favor, estar en contra y todas esas simplezas. Y estoy seguro de que así será.

    • la diversidad en mis años mozos era ser el hombro de desdichadas cuando todos los amigos follaban (con perdón. Mejor dicho, con suerte). Sí, vamos, que tiene que haber gente para todo 😀

  2. El único polo que me gusta es el Dracula (yeyé), pero tampoco me gusta ser Suiza. Por eso escoro mi barca no para esquivar el rompeolas, sino para enfrentarme a él.

    • No era mi intención parecer un vendedor de chocolates ni relojes. Tan sólo digo que la guerra fría, el telón de acero y los dos grandes bloques ya son agua pasada

  3. Yo tampoco pertenezco a ningún bloque, entre otras cosas porque no sé identificarlos, y dudo de que existan como tal. Individualmente me opongo a quien quiera capitalizar la cultura (su idea de cultura y la de sus amigos) y la extrapole a toda una ciudad. Eso no es diversidad, es proseletismo. No en mi nombre y eso.
    Tenía razón la Garmendia cuando dijo “vais a flipar”, yo lo hecho con las declaraciones de Odón el Alternativo en la presentación del festival. Ya no se si votarle o casarme con él.

    • Creo que he interiorizado demasiado lo de las 69 citas… ummm Odón y la Garmendia en la postura del rompeolas…

  4. Es de traca maraca. No se mueve un dedo por enriquecer la diversidad cultural, o los esfuerzos son mínimos, y de repente Odon el mago se saca de la manga un trillón de actividades “culturales” y tarán, Donostia es una ciudad supersuper diversificada y megacultural.
    Ahora una de vaqueros, pls.

  5. “Olas de orgías ciudadanas” y menos hablar…
    Que se diga que en Euskadi si se folla hombre yaaa

  6. Suscribo tu afilada carta, LOVEOF74. Ha sido una catarsis.
    Me produce vomitona cuando las autoridades se disfrazan de alternativas y dan la sensación de “hacer algo”. Yo las disfrazaría de otra cosa, que les pega más.
    ¿A veces, no os dan ganas de asesinar (virtualmente) uno por uno a todos los exclusivos miembros del stablishment cultural de esta preciosa ciudad de spot de TV? ¿O por otra parte, gritar que paren de rodar por favor, que no somos figurantes?
    Este marketing electoral, con causa cultural y dinero público, es insultante para los que curramos en la cultura (todos los días del año).
    A mí, el único rompeolas que me pone es el de Radio Futura.

  7. Después de leer las entrevista a Santi Eraso «El Rompeolas nos quita la máscara y nos coloca frente a nuestra realidad, tal cual es», por fin lo he comprendido todo: el Rompeolas es un McGuffin.

  8. Rollo Port-Aventura, con los padres de familia sudando al mirar a las mozas de la Polinesia bailando, y las madres que observan a los guerreros hacer la danza del mosquito, y todos ellos creen que seguramente haya una vida mejor.

    Esa vida está en Donostia, amigos, la única ciudad a la que sus habitantes pueden ponerle el tan cursi nombre de San Sestábien.

  9. Lo que no se puede negar es la repercusión audiovisual que están logrando… los eventos están saliendo en todos los telediarios.

  10. Igual lo que hay que hacer es provocar el movimiento. Hay grupos en donosti criticados en este blog que ponen de pié al público de todos los sitios en los que tocan. O el público no era el adecuado o el grupo no brilló como debia porque sois buenos y os lo currais bien. El público de Donostia es perezoso, pero agradecido.
    Que se lo pregunten a las grandes estrellas del rock.

  11. Estimado sr. Love of 73+1:

    ya que es Ud. tan critico, pero políticamente correcto, podría hacer por mi una critica del cartel del ultimo “Sur Film Festival”?

    Parece que al diseñador se le olvido añadir la “f” al surf, será que estaba demasiado embriagado de zumo de Malta.

    Igual que en este post sobre el Rompeolas donde desvela la “inspiración” gráfica para el cartel del espectacular y populista evento, le daré la clave para desencriptar los códigos gráficos apropiados por el artesano: Cody Hudson.

    Espero su critica ansiosamente ya que su cinismo y corrección política me encantan!

    Un saludo

  12. hola sobrino, buenos días!
    ¿hacerle una crítica por usted? Pero si ya se la ha hecho usted solito…

Los comentarios están cerrados.