Tom Waits en Donostia. Una crónica abierta

A la espera de un comentario sobre el verdadero concierto in de la noche del sábado :-D, abrimos este espacio a nuestros sufridos lectores para que nos cuenten de primera mano, en euskera o castellano, lo que les ha parecido el concierto de Tom Waits, el salvador de tiendas como Pimkie o la peluqiería Fresh de Donostia.

¿Valió la pena?¿fue caro para lo que costó? ¿Hubo cacheos de aeropuerto norteamericano?¿Alguien fue a entrar pelín tarde y no le dejaron?¿La gente fue a ver o hubo más que asistieron para dejarse ver?¿La selección de canciones fue buena?¿Hubo bisex, perdón, bises?¿Al final los rumores eran ciertos y Bruce Springsteen salió a cantar un tema?

Como siempre, ustedes dejan lo suyo en comentarios y yo lo voy poniendo aca cuando la caraja me deje.

Paso a responder a sus preguntas y de paso aprovecho para autopromocionar el comentario que he colgado en mi blog. Están ustedes invitados.

¿Valió la pena?
La valió, ya lo creo, como pocos conciertos que un servidor haya visto.

¿fue caro para lo que costó?
¿Caro? ¿En un mundo en el que se vende un móvil a 360 euros? No sé, igual para alguien sí. Olvidaré el precio en un par de días y recordaré el concierto de por vida.

¿Hubo cacheos de aeropuerto norteamericano?
Pssá. Había unos de seguridad a la entrada anunciando que no se podían meter cámaras y así ,y la gente decía, no, por dios, qué cosas tiene usted y tal. Una vez dentro, todo quisqui sacaba la cámara. Pedían el DNI del que había comprado la entrada para ver que coincidía con el número del ticket. No era necesario que el titular del DNI y la persona que lo portaba fueran la misma.

¿Alguien fue a entrar pelín tarde y no le dejaron?
Lo ignoro.

¿La gente fue a ver o hubo más que asistieron para dejarse ver?
Para mí sorpresa, la inmensa mayoría de la gente fue a ver. Quizás a partir de cierto precio los exhibicionistas se cortan. No lo sé. Siempre hay gente descontextualizada. Por ejemplo: estaba Coque Ronaldo. ‘¡Adiós, papá!’ y todo eso. Supermajo.

¿La selección de canciones fue buena?
Para mí, casi diría que eso fue lo mejor, pero mentiría: lo mejor fue la interpretación que hizo de cada una de ellas.

¿Hubo bisex, perdón, bises?
Los hubo. En total, una media hora.

¿Al final los rumores eran ciertos y Bruce Springsteen salió a cantar un tema?
No, parece ser que andaba por ahí, de paseo y que volvió al hotel a eso de las diez y media.

Espero haber saciado su curiosidad.
Un saludo.

El Jukebox

 

Hago mías las palabras de jukebox y añado que pocos artistas ( por no decir ninguno) llegan a la edad de Waits con un espectáculo que merezca realmente la pena.
Para empezar, algo que no he leído en ningún sitio: el concierto empezó con media hora de retraso , todos aguantándonos el pis , después de haber calculado el número de cañas bebibles antes del comienzo.
Supongo que no impidieron entrar a nadie durante esa media hora.
No hubo cacheos, un guarda de seguridad preguntaba gentilmente si se estaba en posesión de algún arma y listo.

Waits estuvo sublime, y para mi sorpresa, mucho más cercano de lo que yo esperaba.En plena forma “irónico-chistosa” en sus comentarios entre canciones, genial ante la petición de canciones por parte del personal ( parecía un monólogo de humor).Me llamó la atención que la gente le entendiera.Se deduce que el número de angloparlantes era superior al de otras citas kursaaleras.
Se vió bastante gente “de fuera” , estatal e interplanetaria y poca de acá ( o por lo menos de la que se suele ver en otros conciertos).
El repertorio ( sin sorpresas) muy bueno.
Yo destacaría, difícil hacerlo, “Hoist that rag”,”Make it rain”,”On the nickel”,”Lie to me” y “Way down in the hole”.
Y su interpretación, supongo que esto irá por gustos , pero si eres de los que te gusta Waits,simplemente genial.Entregado, con la chaqueta empada de sudor, sin reservarse ni una pizca de voz.
La banda muy bien.
La iluminación y la decoración, muy cuidadas, tranformaban cada canción en un infierno o paraíso distinto.
El público especialmente enfervorecido.Waits parecía divertirse y en un momento dado comentó que estaba siendo una noche genial.Al parecer este tipo de comentarios no son nada habituales.

En cuanto al precio.Me parece algo tan relativo…A mí caro me parece el del boss , pero es eso, a mí.

Bermúdez Gorrigoitia el de la Chonchi

 

No sé si el concierto valió 100, 125 o no sé cuantos más euros, cómo se calcula eso?, lo que sí sé es que no me arrepiento de haberlos pagado.
El concierto estuvo de la ostia, el comienzo fue impactante, con Waits zapateando el tablado envuelto en polvo y abriendo los brazos como el espantapájaros de “Mule variations”. Tras una excelente “Chocolate Jesus”, con la intro de “All the world is green” me asaltaron las dudas, por un momento pensé que el sonido estandar se apoderaría de la banda -me acordé de Marc Ribot…-, pero afortunadamente no ocurrió así, y a partir de “Hold on” -el mejor momento para mí-, encadenó “Cemetery polka”, “Dirt in the ground”, “Black Market Baby”, “Lie to me” y “Mistery is the river of the world”, en lo que fue en mi opinión la mejor parte del concierto. Para entonces ya estaba convencido de que había merecido la pena.
Sentado al piano, acompañado del contrabajista, interpretó un miniset en el que la mayor sorpresa quizás fue que tocara “Tango till they’re sore”, contó unos chistes que más o menos ya nos sonaban de haberlos leído en otras reseñas de conciertos, y con “Innocent when you dream” consiguió que todos cantaramos el estribillo y yo me emocionara.
La parte final fue algo más corta, pero no menos intensa, con “Hoist that rag”, “Make it rain” y la lluvia dorada, “Cold cold rain”, “November”… Para el bis guardó “Trampled rose”, “Eyeball kid” -otro de los momentazos del conciertos, con Waits haciendo botar una pelota imaginaria, o tocando el piano en escorzo- y cerró con “Anywhere I lay my head”. Total, 24 temas, dos horas de concierto que se hicieron cortos.
Puede parecer un tópico, pero Waits es un auténtico animal de escena, muy teatral, muy gesticulante, una auténtica gozada verle como se mueve, cómo baila, cómo estira la pierna, o sube los brazos para que le aplaudamos más, y además canta muy bien, increíble los sonidos que saca a su voz…
El rumor sobre Springsteen tenía pocos visos de convertirse en realidad. Al Boss le ofrecieron ir la concierto pero declinó la invitación. Los que sí tenía intención de ir eran los miembros de su grupo, pero eso sí, el manager de Waits les hizo saber que deberían abonar la entrada.
Otro chascarrillo: ante la cantidad de gente que se quedó sin entrada Get In le comentó a Waits si deseaba dar otro concierto el viernes, pero éste no quiso.

Jon

 Pues Erentxun a puesto en su blog que el Boss andaba por allí. Será que no tenía entrada y no le dejaron entrar.
Guk hemen idatzi dugu zerbait kontzertuaz: www.ttiki.com/317

leire::auggie

 

Hola Lo:

Yo no era un fan de Waits. Dos discos en casa: “Blue Valentine” y “Real gone”. El primero ha sonado bastante últimamente en mis reproductores, el último no tanto. No me entraba ni para atrás. Hoy, en cambio, he conducido durante una hora y las canciones del Real gone entraban como la seda.

Mis expectativas antes del concierto eran grandes. Txap decía el otro día en NdG que pagaba la entrada como un lujo que se quería permitir, como otros van al Mugaritz, por ejemplo. Me da que hubo muchos que pensaban lo mismo.

Ya han contado más arriba que el tipo es un animal de escena. No para de gesticular y contornearse, pero lo hace ocupando muy poco espacio. Me gustó también la banda, en su sitio, sin florituras. A priori, llama la atención que el batería sea su hijo y que un segundo vástago más joven salga en tres canciones acompañando con vientos o percusiones las composiciones de su viejo. Pero no creo que desentonaran para nada.

Y ya no recuerdo si lo he leído aquí o en otra parte, pero la pasta la recuerdas varios días, el concierto me da que será recordado durante mucho tiempo.

Espero que nos cuentes cómo fue tu concierto. Yo puedo decir que me acerqué mucho más tarde y que pude disfrutar con algunas temas acústicos del cabrón de Rafa Berrio. Brutal. Como tú, aunque por razones distintas.

Iturri

Gabon, buenas noches.
Por supuesto que mereció la pena. Para alguien que a punto ha estado en más de una ocasión de viajar a otros países europeos donde Waits suele actuar fue un placer poder verle y, tras celebrarlo, regresar a casa en autobús de línea.
Fue memorable verle aparecer, con retraso (¿importaba pasar veinte minutos adicionales waiting for waits después de tanto tiempo?), alzando los brazos como un hechicero en mitad de una ovación atronadora, con la gente puesta en pie antes de empezar el concierto.
Su primer y ronco «Good night», sus coces en el suelo, levantando una áspera polvareda, el juego infernal de luces, los (m)aullidos en ‘Way down in the hole’, el numerito del megáfono en ‘Chocolate Jesus’, el lirismo de ‘All the world is green’ y ‘Hold On’… Impresionante… Como el sentimiento de ‘Dirt in the ground’ o la locura de ‘Lie to Me’, que levantó a más de uno de las butacas…
Hubo un set de cuatro temas interpretados a la antigua usanza (piano-contrabajo). Sorprendió que viajara tan atrás en el tiempo para sobrecogernos con la vetusta y maravillosa ‘On the Nickel’ y complació al 99,9% del auditorio al cantar la inmortal ‘Innocent when you Dream’, rescatada por Wayne Wang en el no menos inmortal filme ‘Smoke’.
En la segunda mitad del concierto brillaron la latina ‘Hoist that Rag’, con el hijo pequeño de Waits aporreando las congas, y ‘Make it Rain’, con lluvia de confeti incluida. Acongojante ‘Cold Cold Ground’ -otra referencia fílmica, en este caso a la imperecedera ‘Leolo’- y escalofriante ‘November’, rescatada de uno de los discos más ‘olvidados’ de Waits, ‘The Black Rider’, el primero que yo escuché hace ahora unos 15 años.
Y vaya, que fue fabuloso. Incluidos los bises, con un hilarante numerito circense en ‘Eyeball Kid’ y el sublime colofón del himno ‘Anywhere I Lay My Head’.

Desgarrador.

El Humilde Fotero del Pánico
http://foteropanico.blogspot.com/

 

 

 

3 comentarios en “Tom Waits en Donostia. Una crónica abierta

  1. Tom Waits..Nor da Toma Waits?
    Todos los comentarios que se casca el Zarata hoy en el DV… no tienen sentido para los que estuvimos en el gran concierto de Basmatti and Friends en el DESY-GALERIASCOMERCIALES!

    HANDIA BASMATTI!
    HANDIA RAFA BERRIO!

    La entrada a Waits costaba 120 euros…
    la del Basmatti-Berrio no se puede pagar con dinero
    (solo con ron…jajajajajajajajajajaja)

Los comentarios están cerrados.