The Shoutest Man On Earth

Llenazo en el Bukowski donostiarra para ver a The Tallest Man on Earth y la telonera y a la sazón prometida del prota, Idiot Wind. Noche dylaniana en formas y membretes, con gente fuera de la sala y guiris intentando soltar billetes gordos para poder acceder. No lo consiguieron, aunque de saberlo y por un 50% igual les dejaba mi milímetro cuadrado :)

Primera conclusión: Somos más europeos que Maastricht y el pan con mantequilla. La mitad de los asistentes hablaba idiomas extranjeros y, no sé si integrados en nuestra cultura o nosotros en la común, pero allí la gente hablaba más que en un descanso de clase de 3ro de la ESO. Qué nivel, maribel.

Normal que la deliciosa Idiot Wind pensara «anda y que os den» a la quinta canción. Cuando el Do final aún resonaba en su piano eléctrico, la chica ya había bajado la escalinata del Bukos. Y fue una pena, porque sus canciones eran preciosas, muy dulces, clásicas, entre Joan As Police Woman y John Grant. Gracias, compañeros de asistencia.

El nombre principal consiguió, con su sola presencia, el silencio respetable necesario, no sin soltar un par de comentarios al respecto en sus primeras canciones. ¿Y en lo musical? Un lector de este blog se avino a la idea de «jodidos suecos, son como los japoneses pero con alma«. Así como el sol naciente reconstruía nuestro pop de manera sintética, los escandinavos reciclan que dá gusto (el mismo opinador soltaba otra frase innegable: «este tio tiene que ligar a cada minuto. Al acabar el concierto habrá cola para el backstage»).

En el caso del Hombre Alto, lo suyo es folkie – todos los arranques me llevaban a Nick Drake. Lástima que abandonara pronto la vía- rollete dylan afectado. Brioso a ratos, pero sin dar en la diana de mi corazón. Bonito, bien inspirado, pero algo hueco. Solo el dueto con la telonera fue espeluznante en una cita que a todos gustó pero a mí no me convenció.

2 comentarios en “The Shoutest Man On Earth

  1. Tengo un pequeño clip del dueto :) La verdad que fue un momento para el recuerdo.

    Totalmente de acuerdo que allí se hablaba más que en el recreo; la verdad ¿la gente acude a escuchar el concierto o a echar unas birras con el amigo? …

    Deberá de ligar bastante «el sueco» porque la cantidad de chicas que había por metro cuadrado era bastante elevado.

    A mí el concierto para un plan de viernes tranquilo me gustó. Por 12 euros una buena sesión, aunque me hubiera gustado escuchar alguna que otra canción más de Idiot Wind.

Los comentarios están cerrados.