Renegade soundtrack

Es una guerra perdida. Pueden sumarse si les sobra tiempo. Yo no tengo mayor interés. Porque es ley de vida (y bebida de salvación): los hijos TIENEN que renegar de sus padres.

No te pueden gustar los barbours si tienes 20 años. Tienes que odiar las minifaldas-cinturón si tienes una hija en edad de merecer (llevarlas). Y quizás no sea obligatorio levantarse en armas (aunque ahora sean inocuas, más 2.0) con los mismos libros.

El viejo criticará lo joven, que un día será viejo. Y el chaval le sacará la lengua al padre por sus ideas carcas y presuntamente originales. Es así, y tiene que ser así. “yo ya hacía eso hace 20 años”, “Ahora es mejor y más grande y con más mala baba”, “no sé cómo podéis alabar ese montón de mierda”, “Es una imagen de la realidad actual”. Fuego cruzado en uno y otro sentido.

Te puede gustar o no, decantarte por un lado u otro. Lo tomas o lo dejas. Pero lo importante, como siempre, es que haya movimiento. Ya vendrá la historia más adelante a dedicarle un hueco (o no) en sus libros o en nuestro biopic personal.

Eusnob, la mejor canción del año

Aprovechando que a partir del viernes verán palabros comprensibles y adultos en los medios de comunicación más asentados con motivo de la presentación de su nuevo disco “Hiru”, quiero lanzar unas bengalas sobre “Eusnob”, la canción que Mursego ha lanzado como segundo adelanto de dicho CD.

Para quien no entienda vasco, decir que «Eusnob» es un tema que recoge un montón de pasajes guays. Un término que vale para decir un sitio culturalmente agradable y algo elevado como para mencionar con aire despectivo los sitios favoritos del antiguo pijerio, hoy renacido bajo la etiqueta ampliada “hipster”.

Y esa es la mayor virtud de «eusnob», navegar entre dos tierras con elegancia y sin faltar, con cariño y sorna. Pasar tu barco por el Cabo de Hornos saludando con la mano. Disparar sabiendo que, en mayor o menor medida, te va a herir el tiro. Lo que ha hecho Maite es una genialidad nunca vista por estas tierras. Me explico:

Si durante toda nuestra vida las composiciones vascas han tenido mucho de combativa crítica social hacia el exterior, nunca han mostrado el menor interés en retratarse de manera jocosa e irónica. Las grandes preocupaciones generales graves han ido mutando, con el paso del Estado de Bienestar, en Gravísimas pero muy temporales preocupaciones individuales.

Así, hoy es el día en el que una narración musicada de nuestros gustos de meñique alzado son capaces de levantar cierta marejada en nuestras conversaciones. Que ya sabemos cómo suelen recibir este tipo de comentarios los ojos de los maratonianos culturales.

Lo que Mursego ha conseguido con la mejor canción del año/bienio es juntar todos esos esnobismos vascos (tan diferentes nos sentimos que somos iguales al resto) y jugar a saltar a la comba sobre ellos. Sin posicionarse, pero tomando partido hacia donde uno quiera. Ya basta de tanta canción protesta. Bienvenida, canción bisagra.

Todo ello en lo que, otro aplauso, es su mejor muestra sonora hasta la fecha. Parece que con Hiru va a perder la dichosa etiqueta de “Mursego mola en concierto, en disco es más rollo”. Con lo escuchado hasta ahora el afán investigador de la eibartarra sigue su camino, aunque se va acercando poco a poco al concepto de canción, alejándose del bucle con capas, sin que ello suponga una merma en el resultado final

————————

PD: Salimos mencionados, con todos los honores y todas las carcajadas, en dicha tonada. Les voy a contar una anécdota. Hace cosa de un año un miembro del entorno de Mursego me inquirió lo siguiente: “oye, como se dice loveof74? En inglés, en castellano? Mixto?”. Me quedé pepero y le pregunté para qué quería saberlo. “Ya lo verás», me dijo. Hace unas semanas idéntica conversación se reprodujo con otra persona de su círculo en un bar. Ahí ya aluciné. Fueron las mismas santas palabras. Al escuchar por primera vez la canción no pude sino descojonarme de risa y pensar: “seréis cabrones…” 😀

“7 días, 1 camiseta”: Yo no canto mal, es que me gustan The Pastels

¿Cómo funciona “7 días, 1 camiseta”?

  • Durante una semana exacta se podrá pedir (y pagar) la camiseta ofrecida. De lunes a las 00 de la noche a domingo siguiente a las 00 de la noche. Fuera de ese plazo no se admitirán peticiones de ningún tipo.
  • En esta ocasión, las fechas son 18 noviembre – 24 de noviembre.
  • Hacemos las camisetas y se envían a los solicitantes. Y a otra cosa, mariposa.

Diseños

Este es el diseño elegido para la primera edición (la camiseta es toda negra, sin ribete blanco):

Solo haremos en el modelo (color y tela) que indicamos en cada caso. Se realizarán con impresión serigráfica.

Los tallajes y las medidas son las habituales en la gente de bien. Nada de slip, fit, sexy ni Belly Button.

El modelo de tela es Guildan Ultra Cotton 205 gramos. Aquí tenéis una pequeña guía de medidas. No son pequeñas, dicen.

Sadly no os conocemos personalmente, así que no sabemos si es mejor M o L en esa marca, o si es estrecha o ancha para vuestros entrenados pectorales.

Como bien imagináis, no se admiten cambios por estas cuestiones de anchuras y alturas. La tirada se hace bajo pedido, y no tenemos stock.

¿Cómo puedo pedir una camiseta?

  • Deja un comentario en este post con la talla deseada. Es la única manera de pedir una. O varias, claro
  • Te responderemos dando el OK e indicándote los detalles de pago.
  • Antes de acabar el plazo de la semana deberemos tener el ingreso en nuestra caja de caudales. Si no ponemos un plazo cerrado la camiseta puede salir de nuestros telares asiáticos a mediados del 2015
  • Te la mandamos a casa en un plazo de 15 días.
  • Te la pones y vas a un concierto.
  • “Esa chica creo que me ha mirado y ha sonreído…”

¿Cuánto vale una camiseta?

El precio son 15 euros por unidad, envío incluído. Los envíos solo se realizarán a España y serán por correo ordinario. No nos hacemos responsables de la pérdida de un envío ordinario. Si lo quieres certificado, añade 3 euros por camiseta a la suma total.