Gente, tan solo gente, buena gente

Me gusta encontrarme con algunas personas por el mundo. Gentes que viven en una ciudad ajena que amas. Quizás también porque ellos viven allí. O porque tienes buenos recuerdos de momentos en los que ellos estuvieron cerca, o participando.

Son gente de la que igual ni tienes el teléfono, quizás un twitter, a lo mejor un mail. Pero poco importa, porque cuando te los topas te fundes en un abrazo sentido, y te generan una sonrisa. Y de ahí a la charla, y de ahí a una caña, y de ahí a un cigarro en la puerta.

No hablo de amores. Esos van en otra categoría que baila en cajones sin ordenar. Hablo de personas tan comunes como tú. Unidos ambos dos por algo que te gusta mucho. En mi caso, la música y la pasión que despierta en ellos y en mí. Quizás ese sea el medidor.

Pero como en esa carpeta hay sitio para mucho folio, esta gente a la que me refiero es especial porque te hace sentir bien allá donde te la encuentres. Aunque apenas haya nexos ni cables que os unan, su sola presencia trae consigo una sonrisa sincera y amplia. Y luego cada cual por su camino, recordando el encuentro y soñando con el próximo cruce de caminos. Como nunca te pedirán nada, para ellos va este minitexto.

Una de esas personas de las que hablo aquí responde al nombre de Man Pop.

Porqué hay que ir al concierto Homeless de Extraperlo

  • Porque cuenta con el sello Homeless. ¿Has ido a alguno que no hubiera sido una fiesta de música y/o diversión y/o originalidad?
  • Porque el grupo estrena su disco a nivel mundial en Donostia. Este viernes 10 de agosto. Ya.
  • Porque Extraperlo son muy buenos. E incitan al baile a lo suelto.
  • Porque Gudamendi es un paraíso de vistas (ya sea mirando al mar, al monte, o a las faldas cortas –o shorts de chico- que habrá en la party)
  • Porque te cogen, te suben, te posan, te recogen y te llevan al Bukowski. Solo de eso debería existir un servicio de taxis permanente en la ciudad, el BuKTaxi o así (es que BukoTaxi sonaba muy drogota)
  • Porque en el Bukos luego hay fiesta de Primos. Éxito seguro. No lo digo yo, lo dicen los mercados.
  • Porque en Homeless cuidan de tu alimentación y ponen cosas sólidas para que no pimples como un grumete. Aunque sea algo facil ese día porque…
  • dicen que viene bueno. En Donostia. ¡Buen tiempo! Y el sarao es al aire libre.
  • Porque es el mejor comienzo para la Semana Grande, el warm up, el previo, lejos de txoznas y helados. Con buena música que…uy, si apenas hay en la ciudad esos días. Qué cosas.

Exposición sobre los cien años del Victoria Eugenia

Nos dan cien años, y llegamos dos horas antes del cierre. El pasado 31 de julio finalizaba la muestra que recogía un paseo por los cien años del Teatro Victoria Eugenia, uno de los 5 elementos donostiarras que este año reciben los honores de haber cumplido un siglo.

Una muestra coqueta y bastante abierta. Repleta de imágenes de época. Con las obligatorias menciones al Zinemaldia (“Oh, Audrey“) y las no tan habituales a las matinales reivindicativas de los años 70 y otras obras de digestión terrenal. Con elementos que ahora suenan divertidos (“calefacción todo el día“) o tan desasosegantes como antaño.

Me gustó la importancia que se le da al euskera (su mundo, no el idioma) en la muestra, más como representación justa que como presunta discriminación positiva. Y la zona 2.0 del final.

En el debe, algunas opiniones del vídeo que se repite cual mantra al final del paseo y la presencia relevante de algunos autores o momentos que en realidad no lo fueron tanto. Pero bueno, no deja de ser una foto de un album muy extenso…

Dicen que han dicho que dicen que esta exposición recalará de forma permanente en alguno de los habitáculos del propio teatro. Veremos qué pasa al final.

PD: Todas las fotos están sacadas en mi cuenta de instagram (loveof74)