Menudos encantos…

Sabado pasado por agua, y por música, en Donostia. La jornada comenzaba temprana para los usos habituales. A las 18 horas estaba programada la actuación de los getxotarras McEnroe en la Casa de Cultura de Aiete. La climatología norteña hizo que, aun suspendiéndose el picnic en el que iban a actuar los vizcaínos, el concierto pudiera llevarse a cabo.

Y menos mal. Porque fue una delicia. Con una formación que cabía en un coche (guitarra, batería, músico de apoyo), las canciones se sostuvieron enormes. Y parte del público, que desconocía sus buenas maneras ya que eran más de manteles y vichisoisse, hizo que volaran del stand de venta de discos las copias de su último CD, el fenomenal “Las Orillas”. Por Dios, ¡Si hasta ví a una chica comprando un vinilo!

Muchos de esos aciertos orilleros sonaron en Aiete. También otras canciones más antiguas, cerrando con el “Tormentas”, tema muy apropiado para la que caía en la ciudad a esas horas. Y algunas que salieron, entre sonrisas, al segundo o tercer intento. “La habíamos ensayado a la mañana en el local por primera vez. Y claro, alllí, sin gente, pues siempre queda bien”, me diría luego en la entrada del recinto.

Sobre todas las tonadas emerge victoriosa la voz del cantante, un tipo con pinta de bonachón cuya particular forma de entonar las frases, golpeando con fuerza las primeras sílabas, te atrae hacia él como un imán. Con esas letras que uno tildaría de melancólicas. ¿Un ejemplo? Esta inmensidad

Dejamos la Casa de Cultura esperando que abandonen pronto su vivienda situada a nuestro Noroeste , tarareando sin parar las vistas hermosas , deseando volver a verles, a banda completa.

La segunda etapa paraba, cómo no, en Le Bukowski, donde las dicharacheras Those Darlings hicieron honor a su nombre. Capitaneadas por dos chavalotas tope sexys y rockeras, su fiereza guitarrera, bastante clasicota pero bien cascada, sonó divertida y atractiva para dejarse acompañar por los refrescos de turno. No, nosotros no, los otros, los que vienen en vaso…

Nota: Si dos son las chicas principales, que cantan y tocan la électrica, y una de ellas en la última canción se desprende del instrumento y coge el micro con la mano y se acerca al público, ES QUE ESTÁ SOLTERA. De nada.

El Inquilino Comunista: Kool Thing

Donostia tuvo la suerte de acoger uno de los dos conciertos cercanos (respecto a Getxo, y en lo referente a los espacios escénicos) que El Inquilino Comunista ha dado sin visos aparentes de continuar. Así, los numerosos asistentes del Bukowski pasaron del partido del siglo (ja, ¿qué? Si no detallo cual es, no lo sabéis, ¿eh?) y se reunieron para disfrutar de las melodías de los vizcaínos, tan 90´s… pero muy vigentes.

Así lo decía un joven asistente. “No los controlo, pero hay que ver qué bien han envejecido estas canciones”. Bien es cierto que hay que poner un poco de nostalgia personal para que la fórmula se dispare. No solo para evitar pensar que estas en el Zulo de Lasarte veinte años después, sino para otorgar cierta actualidad a unas canciones que ya tienen un sentido y un significado muy fuerte en nuestra biografía.

Así, con un paseo más largo en nuestra vida, y tantos grupos que se colaron entre nuestro amor juvenil y nosotros, las hebras florecen ahora más claras. Bueno, que nunca fueron subterráneas, coño. Pero la zona melódica de Sonic Youth y aledaños fue la más defendida en su cita donostiarra. Alejando los pasajes instrumentales más densos. La cita, no podía ser de otra manera, se había organizado para disfrutar.

Con una facilidad pasmosa a la hora de ejecutar los temas -entre sonrisas-, rezando para escucharlos a más potencia/volumen, cabreados porque la duración de los teloneros (Zapatotipobota, grupotipoLesEnfants) y las malditas limitaciones horarias hicieran que el concierto comunista apenas rebasase la hora. El día anterior habían llenado la sala pamplonica de turno tocando hasta 3 bises, todo el set preparado, ante un público entregado y preguntón. En Donostia, aun teniendo minutaje para ello, se quedaron con un par de canciones en el zorrón.

Resumen final para los que leen solo el comienzo y cierre de los textos: ¿Que si hay que ir a verlos si tocan en una sala de tu ciudad? Sin duda.

“Se Alquila”, de Chuck Palahniuk

Se alquila
Un poema sobre el Duque de los Vándalos

«Nadie llama a Miguel Ángel la puta del Vaticano», dice el
Duque de los Vándalos,
solamente porque le suplicó al papa Julio que le diera trabajo.

El Duque en el escenario, su mandíbula desaliñada, con la
barba pálida asomando como maleza,
se mueve sin cesar, mascando y amasando
un chicle de nicotina.
Su sudadera gris y sus pantalones de lona tienen salpicaduras
como pasas secas de pintura roja,
rojo oscuro, azul y verde, marrón, negra y blanca.
El pelo le cae sobre la espalda, un revoltijo de alambres,
oscurecido por la grasa
y espolvoreado de copos pegajosos de caspa.

En el escenario, en vez de un foco, un fragmento de película:
un pase de diapositivas de retratos y alegorías, naturalezas muertas y paisajes.
Todo ese arte antiguo usa su cara, su torso y sus pies con
sandalias y calcetines
como si fuera la pared de una galería.

El Duque de los Vándalos dice: «Nadie llama a Mozart esbirro de las empresas»
porque trabajara para el arzobispo de Salzburgo.
Y después escribiera La flauta mágica
y Eine kleine Nachtmusik,
gracias al dinero que le llovió de Giuseppe Bridi y su lucrativa industria de la seda.
Ni tampoco llamamos vendido a Leonardo da Vinci,
ni sicario,
porque pintara a cambio de oro para el papa León X y Lorenzo de Médicis.

«No – dice el Duque-. Miramos La última cena
y la Mona Lisa
y nunca sabemos quién pagó las facturas para crearlas.»
Lo que importa, dice, es lo que el artista deja atrás, la obra
de arte.
No cómo pagaste el alquiler.

Concurso de maquetas Nazaret Musika Gaztea 2012

Hola chavalada que lee mi blog (cough, cough), avisaros que el Centro Nazaret de Donostia tiene ya abierta la inscripción para la tercera edición de Nazaret Musika Gaztea. Bueno, abierta y casi cerrada, que acaba el 2 de mayo del 2012.

Tenéis que tener entre 15 y 25 años, y los premios serán vales a canjear en la tienda Musical 72 por valor de 600, 400 y 200 euros. Aunque el cartel del anuncio sea bastante heavylongo, anuncian que están abiertos a todos los estilos musicales.