Simply Dylan, hoy en Zarautz

SIMPLY DYLAN + LOUISE MICHEL
urriak 28 octubre
LIZARDI ANTZOKIA – Zarautz
7€
22:00

Simply Dylan es un espectáculo en el que el sexteto comandado por John O´Connell, músico residente del mítico The Cavern de Liverpool, sala en la que The Beatles iniciaron su leyenda, demuestra su poderío con un repertorio basado en discos como “Desire”, “Blood on the tracks”, “Streel Legal”, “Blonde on Blonde” o “Infidels”.

No se trata de un simple grupo de tributo , sino la reinterpretación tanto de sus clásicos como de sus canciones de culto con un tamiz de folk irlandés, puro rock and roll y raíces tradicionales. Todo hecho con buen gusto y un sonido impecable.

Durante los últimos 27 años John O´Connell ha venido estampando su nombre en el libro de honor de la escena musical de Liverpool. Nacido y criado en la parte más favorable al Everton de la ciudad, sus primeras influencias fueron las canciones de taberna, los singles de vinilo, la BBC y una serie de artistas como Stefan Grossman, Bert Jansch, Nick Drake, John Renbourn o Martin Carthy… que le inspiraron y avivaron su pasión por la música.

A finales de los 70, un entusiasta O´Connell respondió a un anuncio colgado en el corcho de una tienda de instrumentos local, algo que al final condujo a la formación del legendario grupo de Liverpool GROUNDPIG. Groundpig es uno de los combos míticos de la ya de por sí mítica ciudad, gracias a sus celebrados conciertos en las mejores salas de la capital del Mercyside y su querencia por el bluegrass, el country el pop y el folk.

Tras la muerte de su cofundador Graham Evans en 2006, algo que dejó a la escena musical inglesa compungida y ávida de leyendas de la guitarra, John ha pasado el último lustro intentando establecerse como cantautor en solitario por su cuenta y riesgo, tocando una gran variedad de instrumentos como el banjo, la steel guitar, la mandolina y la armónica.

Junto a su banda actual, compuesta de bajista, batería, teclista, violinista y coros, John se está dedicando en cuerpo y alma a homenajear a Bob Dylan en una serie de conciertos únicos y exclusivos en los que toca desde “Like a Rolling Stone” o “Just Like a Woman” hasta “Sara”, “Señor” o “Jokerman”, pasando por “Shelter from the Storm”, “Simple Twist of Fate” o “Gotta serve Somebody”, sin caer en imitaciones ni clichés, y con una rendida emoción que contagia a todo el que le ve en directo.

www.myspace.com/video/john-o-39-connell/simply-dylan-medley/104823659

Listado de todas las bandas que actuarán en el PSM Festival 2011

Este es el listado definitivo de grupos que actuarán en el Primer – y esperemos que no último- Pedro San Martín Festival, a celebrarse este sábado en Barcelona

Los Planetas, AMA, Grupo de Expertos Solynieve, Sr. Chinarro, Fernando Alfaro & Joaquín Pascual, Nacho Vegas, Lori Meyers, Triángulo de Amor Bizarro, Ellos, Clovis, Tortel , Rafael Berrio,Nosoträsh En La Playa (con miembros de Nosoträsh y Pauline en la Playa) y Sgt. Peter’s Apolo Hearts Club Band, banda especial con componentes de La Buena Vida y amigos.

Allá que nos vemos, amigos!

Dock Of The Trueba

Esta vez seré breve. Que también he aprendido a serlo fuera de la camAL TEMA!

Pronto se anunciará una nueva edición del Dock Of The Bay, el festival de Cine Documental Musical de Donostia. Películas sobre bandas, movimientos o fenómenos culturales que hasta hoy se han proyectado (¿Así está bien dicho, Mon Oncle? :D) en el teatro Principal de la capital guipuzcoana.Y, desde el año pasado, en la Sala Club del Victoria Eugenia

Nada malo en el emplazamiento, que ha recibido entradas dignas cuando veíamos a los grandes y otras algo más justitas -normal- cuando se trataban temas más minoritarios, proyecciones trasladadas a la coqueta Sala Club porque más vale lleno pequeño que esplanada vacía.

El Cine Trueba, propiedad de la empresa privada SADE, acaba de renovar y mejorar sus instalaciones. El genial enfoque de su programación, repleta de obras poco distribuídas y versiones subtituladas, acaba de hacerle un hueco a la emisión puntual de películas de temática musiquera.

Ahora, me cogen un boli, y me dibujan una línea entre A (Dock) y B (Trueba).

Corneavisión patrocina esta gira

El sábado estuve viendo a Malú en el Kursaal donostiarra. No preguntéis.

No hablaré sobre composiciones musicales ni atuendos ni chillidos y aplausos. Prefiero centrarme en otro cegador aspecto: las luces del espectáculo.

Un error similar al ya habitual atronador volumen que muchos parecen confundir con una buena escucha o de calidad. Últimamente la música juega a convencer por sobredosis, como si la ingesta de 400 kilos de nueces fuera sana. Como si al aplauso se tuviera que llegar por el exceso. Como si convenciéramos a la gente a base de watios. Como si supliéramos nuestras carencias culinarias con ketchup.

A ambos conceptos, luz y sonido, les afecta la misma cuestión: Mostrarse bajo techo. En ambos casos, el montaje previsto debe ser multifuncional, tanto para espacios abiertos como para cerrados, porque no está el trailer para mimos. Y como bien comprenderán, las virtudes de ambos espacios no son las mismas. A cielo abierto entran miles, y a todos debe llegar el show.

Así se atraviesa España, tocando en bares y plazas, estadios y auditorios. Una experiencia cegadora si su cita tiene todas las paredes que debe tener. La cuestión es tan sencilla como física: Las luces se preparan como una parte del espectáculo, moviéndose con mayor o menor pericia y estudio. Alguna de esas iluminaciones acaban saliendo horizontales, paralelas al suelo, de abajo a arriba dibujando un haz de luz.

Y, aquí llega al física, ese hecho afecta de manera desigual según el emplazamiento. Porque al aire libre los escenarios son planos, situados a un nivel inferior al del tablado. ¿Y que ocurre en los auditorios o teatros? Que los asientos, además de estar mucho más cerca del foco, están en curva como en los anfiteatros. Así que el super montaje acaba directamente en tus córneas más veces que las deseadas.

No hay solución a este problema, salvo que los autores respeten realmente a los pagadores y cuando hagan una gira de teatros presenten un montaje adecuado a los mismos. Con la que está cayendo, yo me iría olvidando del tema.

Dos veces. Y tres. Y cuatro. Y…

Nueva cita en nuestro periplo rafaeliano ayer, con la actuación del maestro en el komplot donostiarra. Garito de nocturnidad manifiesta que se engalanó bastante bien para la ocasión. O quizás fue el autor, que dignifica todo espacio actuante que pisa. El Berrio éste actúa en un aeropuerto y seguro que me apetecía ir a una puerta de embarque a pasar la tarde tan a gusto.

Al tema. Que es mucho tema. Con la sola compañía de su guitarra electroacústica, y ese cuidado despeinado habitual, el donostiarra volvió a mostrarse enorme. ENORME. Uno de los mejores letristas nacionales, de calle (pisada e inspiradora). Es, sin duda, el “sexto hombre” de la poesía donostiarra, que en este caso se apoya sobre 4 acordes. Que sí, que son cuatro, que ayer los escudriñé como buscando la fórmula de su magia para caer en la cuenta que no, que no está en el orden o posición, sino en el arte interior.

Varios pensamientos propios y ajenos -mas compartidos- de ayer: Mucho Nacho Vegas, pero Berrio es más certeramente descarnado en media estrofa, es frase que parece decir suelta y remata con la siguiente. Por el poder de la palabra y la emoción que desprende (baste la canción de los santos yonkies, recitada, como ejemplo. Eché de menos la del vino), él solo con la guitarra se basta y se sobra para erizar al respetable. Todo músico añadido que venga después será bienvenido: trío, banda, orquesta de euskadi…

El autor que no suele hacer bises estaba jubiloso, y se cascó uno de 5 o 6 temas. “1971” siguió siendo el hilo de la puntadas, recuperando zurcidos antiguos que los lectores me completarán (¿“Y ahora que”?) y momentos para la dieta Dukan melódica, esa que te deja el estómago como una avellana. “Como Cortés quemando Naves”, “Simulacro” (que rebautizó como “Dos veces”), “Oh, verdad desnuda”, “Tú tienes a tu lado un ángel”, la alegre (sí que lo es, lo explico cuando queráis) “In Memoriam”, una de mis favoritas. Y la pocas veces tocada “Este álbum” (gracias).

Rafael Berrio está el viernes en la Euskal Etxea de BCN, cita a la que no llegamos por milésimas. Y el martes 25, en formato trío, en Valencia.

[Fotón de El Humilde Fotero. David Lynch, Hollywood, Decadencia, Elegancia]