Las filias son para el verano

¡Hala! Fiesta, pachanga, verano, sangría. Ya está aquí San Fermin, y con ello el desmelene carnal tan impropio e indigno en las capitales opusinas, que por una semana miran para otro lado y dejan que la gente salte, sobre todo desde la fuente de la Navarrería.

Esperamos que vayais, disfruteis y la gozeis toda ella. Y, si por una alineación digna de la Bonoloto, ligais, andaros con ejo que hay gente para todo. He aquí una guía de los gustos o filias que puede tener vuestro partenaire. Podeis imprimirla y comentarla entre vosotros, para romper el hielo y, si surgiera o surgiese, la ropa interior.

¡Hay gente para todo!:

  • Agalmatofilia, galateísmo, monumentofilia o pigmalionismo: atracción sexual por estatuas o maniquíes desnudos.
  • Astrafilia: atracción a los truenos y relámpagos.
  • Cateterofilia: atracción por los catéteres.
  • Coprofilia: atracción al estiércol.
  • Coulrofilia: atracción a los payasos.
  • Dacryfilia o dacrilagnia: atracción por ver lágrimas en los ojos de la pareja.
  • Deipnofilia: atracción a las conversaciones de sobremesa y cena.
  • Dendrofilia: atracción a frotarse contra los árboles.
  • Dextrofilia: atracción a objetos a la derecha del cuerpo.
  • Edufilia: atracción por las personas cicladas.
  • Eufilia: atracción a las buenas noticias.
  • Hidrofilia: atracción al agua.
  • Hierofilia: atracción sexual por las cruces.
  • Hipnofilia: atracción a contemplar personas dormidas.
  • Levofilia: atracción a objetos a la izquierda del cuerpo.
  • Logizomecanofilia: atracción a los ordenadores.
  • Metalfilia: atracción al metal
  • Odofilia: atracción por los viajes.
  • Traumatofilia: atracción a las lesiones.
  • Amiquesis: excitación sexual al rascar a la pareja durante el acto sexual.
  • Alvinolagnia: atracción sexual sólo por los estómagos.
  • Furtling: excitarse metiendo un dedo a través de un agujero cortado en la zona genital de una foto o dibujo.
  • Latronudia: excitación por desnudarse ante el médico, generalmente fingiendo una dolencia.
  • Melolagnia: excitación sexual provocada por la música (no necesariamente tiene que ser eróticas).

Y mi favorito:

  • Ballooning: placer sexual que se obtiene sólo al ver mujeres hinchando globos, explotándolos, montándolos, o estirándolos.

Concurso para poder actuar en el Jazzaldia

El Jazzaldia ha organizado el concurso «¿Faltas tú en el Festival?» con el fin de ofrecer la oportunidad de actuar en él a solistas y grupos profesionales y amateurs.

Para ello, deberán dar a conocer su trabajo a través de un vídeo en la página web del festival. El público votará el vídeo que más le guste y un jurado también valorará el trabajo de las bandas.

El grupo que más votos obtenga podrá actuar en el escenario que se montará en la parte trasera de la Sala kubo-kutxa.

Por su parte, ya se conocen los grupos que actuarán en los conciertos secretos, aunque la fecha y el lugar se conocerán a última hora.

Oh, verdad desnuda.

El Humilde fotero del pánicoCon sillas, asientos y sofás dispuestos a lo largo y ancho del Bukowski donostiarra, el pasado domingo buscamos asentar nuestro afligido cuerpo al abrigo de las agudas letras y músicas de Rafa(él) Berrio. Se presentaba en solitario, con la única compañía de una guitarra española que sonó arpegiada durante toda la velada. Y descubrimos que, también en este formato, sobre todo en este formato, lo suyo desborda emoción.

Si rockero los brios le insuflan energía a los recitados y orquestalmente otorgan la elegancia del Vals, la escritura de tinta y pluma y el sonido de la lágrima melódica, en acústico su propuesta es absolutamente maravillosa. Sin que antes sobrara nada, ahora se concentra todo. Nota a nota, gota a gota. Descubriendo que cuanto más ligero viaja, más abriga.

Aunque antes las líricas reinaran, ahora suenan a paseos imperiales por esas almas trituradas y algo esperanzadas, con heridas de espinas y menguantes bellezas crepusculares. Y calado en el oyente. Varias de ellas fueron coreadas por lo bajini por buena parte de la ilustre asistencia

Hubo espacio para pinceladas de Deriva, muchos grandes termas de “1971” (“Cómo Cortés” o “Simulacro” me la siguen erizando) y algún poema aún por ubicar, como la soberbia “Vino” – autor, indíquenos su nombre y procedencia, per favore- que sirvió de guante de convite para “Mis amigos”. O esa “Apología de la desgana”. Y, sobre todas ellas, la monumental sencillez de “In Memoriam”, que el recuerdo a Pedro San Martín hizo aún más emocionante si cabe. Y sí, sí cabe. Seguro que desde el fondo del bar el bajista de LBV brindó por ello.

[La foto, genial, es de El Humilde Fotero del Pánico]