Me encanta el olor a punk por las tardenoches

La culpa es mía. Por tonto e ingenuo. Me pienso que todo el monte es orégano y claro, todo me sabe a pizza recalentada. Si es que…hay que ser…en fín.

No te puedes acercar a una recreación pensando que en su día ya viste (escuchaste, más bien, asimilaste, hiciste tuyas) las obras originales. Y hace veinte años, nada menos. Que me dices que fue el mes pasado, pues vale. Pero, dos décadas…

Por eso acabé enfurruñado tras ver a Dean Wareham y sus amigos tocando canciones de Galaxie 500. Nada empresarial, es solo personal.

El norteamericano no me engañó, porque ya dijo que eso era lo que iba a hacer. Pero es que la magia original es muy difícil de repetir (“Listen, The Snow is falling”, su versión de Yoko Ono, puede ser un claro ejemplo). Como esas personas que se topan con antiguos amores y piensan que quizás pueda haber un retorno feliz a unos sentimientos idealizados ya.

Con cara de haberse levantado hace unos minutos y haberse calzado lo primero que vio en la bolsa de viaje, Dean vino en formato trío, al que se sumó el guitarrista de la banda valenciana Polar como rasgador rítmico en un escenario que como siga elevándose con el paso de los años va a acabar situándose en la estratosfera. ¿No está más alto que en 2010? Demonios, lo parecía.

Más cerca de Luna que de los vehículos iniciales, con algunos momentos acertados y otros cuya emoción tuvo que salir de mi bolsillo, el espectáculo tuvo muchos adjetivos positivos entre mis compañeros. Así que háganle caso a ellos. Yo soy un platónico imbécil que chista porque todo no está bañado en reverb y los ritmos originales se basaban en base-caja a lo Moe Tucker y no toda una batería.

Menos mal que las Vivian Girls estuvieron presentes para salvarme la noche. Y la vida. Qué alegría de concierto, que suciedad pop, que mala hostia tatuada en los brazos y expresada en los acordes que sonaron tan limpios y perfectos que se antojaban indignos para su propuesta de paredes desconchadas.

Con un comienzo centrado en la parte más melódica de su “Share the joy”, lo que vino a continuación fue un bonito cabreo. Underground y con pocas concesiones al virtuosismo, sin olvidar jamás la melodía pero tocando rápido y fuerte, haciendo honor al apellido Ramone que la guitarrista se ha calzado tras su nombre artístico a modo de homenaje. Arrasando la playa, recuperando las energías y maravillas que ahora le faltan a los ilustres despeinados. Bravo. Bravo. Bravo.

Lista de Galaxie 500: Flowers, Pictures, Snow storm, When will you come home, Temperatures rising, I’ll keep it with mine, Strange, Summertime, Don’t let our youth go to waste, Blue thunder, Tugboat, Listen the snow is falling, Ceremony, 4th of July, Decomposing trees.

Lista Vivian Girls: Never See Me Again, Can’t Get Over You, I Heard You Say, The Other Girls, Wild Eyes, Take It As It Comes, Lake House, I Won’t Be Long, Vanishing Of Time, I Have No Fun, When I’m Gone, Death, Sixteen Ways.

Jai(atzo)-neke(gaur)-n festival

Que otros hablen de Bibikin, que llegué tarde y, para lo que ví, mejor aplaudo las opiniones ajenas. Durante unos minutos sentí que había entrado en un agujero de gusano y, cual Murray, había amanecido en el festi de Blues de Hondarribia. Mis allegados traducirán esta frase como realmente se merece.

Innegable, ahora y al final del texto, la propuesta popular del arranque festivo del Jai(atzo)-neke(gaur)-n festival donostiarra. Centenares de personas, miles, en la playa, pasando de esas nubes grises que se irán a finales de marzo del 2012 de nuestro cielo. Saludo al director del cotarro (y a otra decena de personas), que está contento por no usar el chubasquero. Y me acerco a Eivind Aarset Sonix Codex Quartet (burgos, santander), la primera de mis sentadas, lamentando haberme perdido a los Elephant 9 quienes, en palabras de Rosco Pertonne, fueron Elephant 10.

El escenario Heineken Txiki ha cambiado de posición y forma. Para mejor. Alejando birras y charlas y presentando un espacio más dedicado al disfrute musical que, amigos, dicen que es de lo que se trata. Lo del noruego Aarset debe estar inspirado en Bugge Wesseltoft y Nils Petter Molvaer y el salmón ahumado y las trenzas de Pipi Langstrum, pero el rato que le vimos aquello sonaba a Radiohead y Cream hasta el infinito y más allá. Me pasé un buen rato mirando al lateral, esperando que el cantante de divertidas danzas asomara por un lateral. ¡Joder, si se me quedaron los ojos picuetos y todo!

Bajamos a la Frigo, la terraza inferior del Kursaal, para asistir a un supuesto tapado que, a tenor de la asistencia, no lo fue tal. El espacio estaba a tope para disfrutar del neosoul del Pánama Blacc, pincel de tela blanca y –piel y- alma negra.

Sus composiciones son cromosómicamente femeninas y lujuriosamente copionas, gustándose muy mucho a la hora de evocar los pasajes más románticos de Marvin Gaye(r) . A mí me recordaba demasiado a la música que sonaba en los altavoces cuando me sacaron las muelas del juicio, así que no pude gosarla como estaba estipulado. Tampoco ayudó que el pavo se cascara su megahit “I need a dolar” con una diversidad (punteos, slapping) que para Doñana viene de puta madre pero para los focos de un show, pues algo menos.

Y, siguiendo con la comida sana, dejamos al pavo para flipar con el polio que montaron los africanos en el escenario principal. Staff Brenda Bilibildu nos llevaron a la Sudáfrica de Jonhhy Klegg, la alegría de vivir y la superación de todas las taras, con la música como aliada y muchos ritmos cimbreantes bien seguidos por una playa bien repleta de gente que…perdón, me voy a honrar al patrocinado principal. Venga, luego estamos.

Hoy arranca el Bilduken Jazzaldia!

Qué ganas teníamos de bilduzar el festival de jazz bildutarra, con tantos y tantos artistas cambiando sus giras previstas para poder visitar Euskadi. Esperemos que el clima (de entendimiento institucional y colaboración democrática) aguante y que no llueva sobre la playa de La bilduorra esta noche

Aquí van el bildugrama de hoy:

21 de julio

Escenario Verde | JAZZ BAND BILDU | Entrada libre.
Espacio Frigo | | Entrada libre
23:00 • Aloe Bildu
Carpa Heineken | | Entrada libre

¡Primer concierto de Ciclos Iturgaiz en Euskadi!

  • Sábado, 23 de julio a las 21:00 – 24 de julio a las 2:00
  • Lugar: Gernikako gaztetxea
  • 21:00 Entzunaldi-afaria / Audición-cena: JAVIER KRAHE «Dolor de garganta»
  • 22:00 Kontzertua / Concierto: CICLOS ITURGAIZ + GG QUINTANILLA
  • Bukatutakoan / Después: KAFEA ETA GALLETAK DJs

Jai handia antolatu dugu Kafea eta galletaken hirugarren urteko azken saiorako. Gehien gustatzen zaigun taldeetako bat etorriko da jotzera, Ciclos Iturgaiz, eta QQ Quintanilla -de los Quintanilla de toda la vida- Ornamento y Delitoko kideak ere joko du. Kontzertua baino lehen, afari-entzunaldia egingo dugu Ciclosek aukeratu duen diskoarekin: Javier Kraheren «Dolor de garganta». Eta kontzertuaren ostean, guk geuk jarriko dugu musika. Yaaaay!

Hemos organizado una gran fiesta para la última sesión de la tercera temporada de Kafea eta galletak. Vendrá a tocar uno de nuestros grupos favoritos, Ciclos Iturgaiz, y tocará también GG Quintanilla, de los Quintanilla de toda la vida y también en Ornamento y Delito. Antes cenaremos algo escuchando el disco que han elegido Ciclos: «Dolor de garganta» de Javier Krahe. Después pincharemos nosotras. ¡Yaaaay!

Su Ta Melocos y La Txarra Rodriguez

El Gobierno municipal ha decidido cambiar la programación de la Semana Grande donostiarra, eliminando a Melocos y La Mala Rodriguez del listado principal para colocar a Berri Txarrak y Su Ta Gar sobre el escenario principal de sus fiestas patronales, a celebrarse en Agosto.

Vaya por delante que, en al menos uno de los casos anteriores, la propuesta inicial es de una medianía insultante. Pero nada excesivamente raro o sorprendente si atendemos a la programación musical donostiarra de los últimos años. Una balsa de one hit wonders contratados cuando su estrella de actualidad comienza a apagarse (=su caché comienza a reducirse).

Claro que este año es especial. Especialmente apretado económicamente. Y ahí es donde debiera florecer el saber de los contratistas. Es fácil fichar a Cristiano Ronaldo o Coldplay cuando se nada a lo Tío Gilito. Pero flotar es casi milagroso si cambiamos los billetes de la piscina por monedas.

Admitiré que, a falta de saber más datos, y contando con la capacidad organizadora del tráfico de la India, no puedo criticar a quienes trabajaron desde la buena fe, buscando bajo su subjetivo criterio contentar al mayor número de gente.

Idéntica etiqueta le pongo al cambio actual, que busca aumentar la presencia euskalduna (que no vasca) sobre el escenario festivo. Una reivindicación sana y natural, convirtiendo la paridad en una característica más del cartel e invirtiendo en empresas locales – probablemente más económicas-.

Los elegidos son dos de los grupos, junto con Ken Zazpi (y Fermín Muguruza, ahora de paseos asiáticos), más relevantes de la escena vasca de los últimos años. La elección parece acertada si nos atenemos a los criterios de popularidad. Pero pone visibles otras cuestiones que afloran a nada que se rasque uno el ojal. Del Kaiku, quiero decir.

En euskera somos los que somos. Dan fe de ello los organizadores de fiestas de Ibarra. ¿Eso debe impedir que la mitad de los ejecutantes lo hagan en euskera? No. Así que, a partir del año que viene, es probable que baje el relumbrón de los nombres, o debamos repetir fichas.

No voy a cometer la osadía de afirmar que “a Donostia hay que traer grupos exclusivos y que no toquen en cada barrio de cada pueblo”, porque me importa un silbato La Bella Easo y sus ínfulas burguesas. Aunque se agradece cuando esto ocurre, no debemos olvidar que son fiestas populares, no el jodido SONAR.

¿Y Melocos, objetivamente, es mejor o cuenta con más o menos calidad que GOSE, por ejemplo?¿Era insuficiente para los euskaldunes el escenario casi nunca reventado de la Plaza de Zuloaga?¿Se busca notoriedad y poner los focos a la cultura euskalduna, buscando atraer a la gente que otros años YA pisaba idéntica explanada para ver a La Quinta Estación?¿Habrá una pirotecnia vasca fija en el programa los próximos 4 años?¿Y Kusturika qúe es?

Otra cosa es ese concepto de «Cultura Euskalduna«, centrada en lo idiomático. ¡Como si un vasco de pura cepa no viera «Supervivientes»! Que Tele 5 es lider en Euskadi, señores…

Delorean, Atom Rhumba o We Are Standard podrían no actuar en dicho escenario por haber elegido el inglés (sí, Ekhi canta en inglés) para expresarse. O que Erentxun – joder, perdón, no se me ocurre ningún nombre de vasco afamado que cante en castellano- pueda retirarse del rock en el escenario de la Zurriola. Qué suerte tienes, Kepa Junkera, de ser instrumental. Anda que no sabes nada tú.

Estamos en la embajada de siempre, que obviamente supera este texto y a su autor. Así que, suerte, y feliz kalimotxo.

[El título de este post se lo robé a sendos tweets de Unesceptico y AnaMalagon]