Primavera Club 2010: Madrid, Madrid, Madrid…

Decía uno de los capos de Birra Y Perdiz que el Primavera Club se ha convertido en un sitio al que se va como signo de confianza, importando poco los grupos que toquen. No es idea nueva, pero es una idea real.

Uno se calza la pulserita (y le reconocen como autor de este blog en la zona de acreditaciones 😀 ) y comienza a andar, gastar su bono-metro o su pasta en taxis -dicen que siempre hay tantos libres  por la crisis- paseándose de una sala a otra, parando a vivir el fantástico way of life madrileño de cañas con tapa incorporada y conociendo gente nueva e interesante entre el público a cada bolo.

Puede que todo eso junto sea en el fondo lo que suma a la hora de analizar el festival. Pero en teoría lo que nos ha unido – y a veces ha separado el hombre, pagando una ronda- son los grupos. Y este año no se recordará como histórico en el Primavera Club. Aplaudiendo la propuesta y selección ante todo, decir que ha habido cosas muy chulas, momentos muy emocionantes. Pero también mucho presente hueco y futuro finito. La única pena, que decía La Buena Vida, es que hemos visto bastante de eso último.

Pero bueno, think positive. La medalla de oro a la sorpresa fue para Rubik, un grupazo (en miembros, musicalidades y energías) finlandés, herencia pura de Of Montreal, Guided By Voices  y la libertad de Elephant 6. Fue tan bueno que repetimos cita. También me gustó Holy Fuck, aunque las hebras de su jersey fueran de otras ovejas lachas: Manchester meets dense dance. La idea que me sobrevolaba la cabeza era que si hubieran nacido en aquel decenio ahora estarían llenado estadios.

Otra buena estampa fue para Beach Fossils, grupo de chavales que han tenido que pedir permiso a sus padres para poder venir a Europa. Muy frescos, se llevan lo mejor del sonido fresco de los Drums y lo mejor de “cómo asimilar influencias” de los Pains. John Grant me sentó como un guante, un ibuprofeno folk a piano, más clásico que Ron Sexsmith. Y Los Triangulo de Amor Bizarro le zumbaron mucho y bien al suelo del Circulo De Bellas Artes.

Edwin Collins fue una victoria a los problemas, un ejemplo de superación. Pero la banda (con el batera Sex Pistol y Boz Boorer, el maestro de ceremonias de Morrissey) no me pareció tan sublime. Y su voz se resentía, por motivos obvios, en temas de Orange Juice. No sé, me invadió un poco la tristeza y me tuve que ir. Las canciones nuevas, eso sí, muy chulas.

Párrafo propio para Teenage Fanclub. Un concierto lleno de hits añejos, sobre todo del “Bandwagonesque” y “Grand Prix”. Con unas pocas, demasiado pocas, canciones de los últimos CDs. Una de ellas, “Sometimes I Don’t Need to Believe in Anything”, el tema de Gerard Love que abre el último “Shadows”, es la mejor canción jamás tocada en vivo por los escoceses. No meteré más caña (salvo que los comentarios del post me lo pidan :D), pero la gente que les había visto un par de veces salió  sin pisar el suelo.

The Rural Alberta Advantage me gustó más en disco que en concierto, dónde parecían unos Brand New Hippies:  Mac, batera y guitarra para una suerte de electrofolk que, desgraciadamente para ellos, me recordó a Mates Of State. Los Wavves, bien, gracias. Mejor cuando no jugaban a ser punks y metían un poquito de melodías.

Y en el cada vez más numeroso apartado de “fiesta del reverb gratuito”, Tamaryn demostraron que el dream pop norteamericano de los 90 sigue teniendo vigencia en sus mentes adultas, con un bajista sacado de algún catálogo de fotos de Givenchy, posando sin necesidad de flash. Y The Black Small fueron un jodido horror increíble. Que no había por dónde creérselo, vamos. Una fiesta de coleguitas de gym, popper y reverb.

Quedan los dos últimos premios, igual de importantes que el resto. En el apartado de “A tomarle el pelo a vuestra puta madre”, Eat Skull barrieron al resto por goleada. Sin llegar a tanto, Smoke Fairies fue de un monótono bastante reseñable, como ver el electro de un muerto. Y finalmente, en la categoría “Todo no se puede ver”, Tweak Bird debieron firmar el concierto del siglo, sea cual sea el que ustedes elijan.

Osaka Monaurail, Gazteszena (Donostia): Del soul naciente al pollo funky

foteropanico.blogspot.com
http://foteropanico.blogspot.com

Artículo de Asier Leoz. Foto del Fotero del Pánico.

Osaka Monaurail es una formación japonesa de ocho instrumentistas y un vocalista, que no cantante. Porque el maestro de ceremonias de la banda que ayer actuó en Gazteszena prácticamente no canta. Domina, eso sí el lado más gutural del funk, como las sacudidas de diafragma propias del género, y se mueve en el escenario con maestría.

Como enternainer, el vocalista de Osaka Monaurail cumple con creces; se lo pasa en grande con sus bailoteos funky chicken alquilados a Rufus Thomas y sabe transmitir ese sentimiento. Pero sus carencias vocales lastraron una sesión de baile negra como el betún nipón ante un público que tenía ganas de dejarse llevar, tanto que terminó perdonando.

Por otro lado, el vocalista se ganó a pulso el sobrenombre de Mr Anticlimax con unos interludios que ya los quisiera para sí el Bruce Springsteen de los 80 cuando hablaba de The River. Si lo que separa tragedia de comedia es el tiempo, como dijera Woody Allen en Annie Hall,  es el tiempo también lo que distingue al inciso del ladrillaco en toda regla. Vamos, que quince minutos de conversación más o menos musicalizada entre los miembros de la banda desesperan a cualquiera.

Una pena, porque los chicos tocan que es un primor, se mueven con simétrica coordinación y alcanzan buenos picos de intensidad en algunos desarrollos instrumentales, como en ese Double Up Now, con el que cerraron, o en la socorrida Cold Sweat. Noche sólo correcta de funk instrumental más garganta.

Jornadas sobre Copyleft y Netlabels en Donostia

III Jornadas Informativas BW
Dentro del evento MUSIKAGELA WEEKEND que estamos organizando para el 17 y 18 de diciembre, os anunciamos las III Jornadas Informativas Buenawista

Autoedición – Copyleft y Creative Commons
Internet: herramienta de difusión para el artista

Egia Kultur Etxea – Centro Cultural Egia
c/ Baztan, 21  Donostia – San Sebastián

Este año, en su tercera edición, la idea es actualizar la información dada en años pasados, analizando los medios con los que se cuenta actualmente. Pretendemos mostrar el abanico de posibilidades que la aparición de Internet brinda a los creadores a la hora de editar, distribuir y proteger su obra sin restricciones.

Temas a tratar en las Jornadas Informativas BW (facebook):

. Derechos de autor: Creative Commons y licencias Copyleft
Ponente: Jorge Campanilla Ciaurriz abogado Iurismática

. Creative Commons  y nuevos modelos de negocio y/o difusión: de las redes P2P al Streaming
Ponente:
David García Aristegui miembro del programa de radio “Comunes” (Radio Círculo)

. Discográficas en la red; Netlabel cómo trabajan y cómo funcionan (Mesa redonda)
Ponentes:
Juanra Prado de Moonpalace Records
Angel Galán miembro de AddSensor
David Domingo miembro de netaudio.es

Puedes descargarte los programas con la información detallada:
Programa III Jornadas Informativas Buenawista 2010
Programa Musikagela Weekend Buenawista 2010


——————————

CONCIERTOS———————————–

Viernes 17 Diciembre — 21:00 h. — 10 €
THE ROCK SIFREDI BAND
ILEGALES
Después del concierto de Ilegales habrá presentación y firma de su nuevo disco + fiesta con BW DJ SET

Sábado 18 Diciembre — 21:00 h. — Entrada libre
SABUR
MELMAC
POLAROID

Eli Paperboy Reed & The True Loves

[Bienvenido, Asier Leoz! Su primera crónica para nuestro Love]

Eli Paperboy Reed & The True Loves
Kafe Antzokia, 18 de noviembre de 2010

Eli “Paperboy” Reed no es el salvador del soul. Vaya por Dios, habrá que encajarlo. O tendrá que hacerlo quien considere que el soul necesita de alguien que lo salve, algo que –pese al vacío que deja Solomon Burke– no tiene argumento al que agarrarse. Al margen de que la irrupción de Amy Winehouse o la del bostoniano Reed nos pudiesen alegrar en su día lo mismo que el renacer de divas como Bettye Lavette o Sharon Jones, no hay necesidad de encontrar al nuevo buque insignia de un género en el que ya estaba todo inventado hace 40 años.

Vaya por delante que Eli “Paperboy” Reed directo no es una mala parodia, lo que, dado lo cerca del precipicio que se pasea, ya es algo. Reed sabe que si termina el show sacudiéndose una toalla para volver una y otra vez al escenario o lanza al suelo el pie de micro, el recuerdo de James Brown será tan nítido que arruinará un concierto por lo demás convincente.

Con su aspecto entre buen chico americano orgullo de sus papás y militar de permiso, el nuevo valor del viejo soul utiliza adecuadamente los recursos que tiene, que no son muchos, pero sí los suficientes. El aullido colocado justo en el catártico parón de un tema, el espasmo corporal de ojos cerrados, el ronroneo embaucador de una voz que sabe volar y regresar a tierra sin resentirse y, en el caso del de Boston, la innegable destreza que tiene al acompañarse de su guitarra afinada en B (de Brian Setzer).

Presentado por el teclista de los True Loves en ese estilo entre predicador y entertainer que permite decir ladies & gentlemen varias veces en un segundo, Mr Satisfier arrancaba el concierto del jueves en el Kafe Antzokia con la canción de la que obtiene su apodo, The Satisfier, en la que quedaban claras las pautas a seguir; fiesta soul, buen rollito y desvíos estilísticos, los justos A los cinco minutos ya quedaba claro que The True Loves no son precisamente una banda de circunstancias; saxo, trompeta, hammond, guitarra y base rítmica, perfectamente empastados, dan al repertorio de Reed la pegada que necesita un show de estas características, con breves intervalos instrumentales que elevan la tensión para poder descoyuntarla de golpe cuando el momento lo requiere. Es el caso de los temas más funk, que su autor distribuye acertadamente a lo largo del set, como Stake Your Claim.

A pesar de ello, Paperboy carece del mojo canalla de algunos de los maestros en los que se inspira. La tensión sexual que requieren los temas sobre los que canta Reed, los mismos sobre los que todos han cantado antes que él, como el paradigma del amante superlativo, el hombre de verdad, nena, no encontraba la malicia suficiente en un Eli “Paperboy” Reed que se trajo a Bilbao su versión más amable y por momentos edulcorada.

Por cierto, la primera balada –Just Like Me– volvió a evidenciar que lo de la algarabía de la gente que paga por oírse a sí misma empieza a ser algo serio. No hubo forma, por más que lo intentó el vocalista incluso en castellano, de que la sala permaneciese en un silencio razonable para poder apreciar las texturas de la música en sus tramos más suaves. Una pena, porque le hermosa Pick Your Battles, en una interpretación sólo a voz, guitarra y trompeta con sordina que superaba de largo a la original, merecía un mejor fondo que el barullo constante de la barra. Acertó el norteamericano al dejar para el final Doin’ The Boom Boom y una incendiaria Explosion que ya en disco parecía carne de bis. Torpón en el escenario –ojo, también lo era Otis Redding– Eli Reed tiraba de simpatía para animar el asunto.

En ese diálogo gestual y verbal con el público, pareció incluso por un instante que estaba realmente dispuesto a provocar al personal para que se implicase más en el show, de decir “vamos a liarla”, pero no. Se nota que tiene capacidad para hacerlo, pero en esta ocasión Eli “Paperboy” Reed optó por ofrecer un show correcto basado en el conocimiento del terreno que pisa y en sus innegables aptitudes vocales.

Entrevista a The Pains Of Being Pure At Heart (el momento fan)

[En capítulos anteriores….: No os fieis de las referencias a los Smashing. No más de lo palpable. Que no acabaron. El momento fan demuestra que las catacumbas, los flexis y los garitos de conciertos sin más luces que los neones son la segunda casa de Kip]

Piensa que llegas por primera vez al estudio de un productor nuevo, con una bolsa en la que llevas tus discos favoritos. ¿Qué 3 discos le darías a la frase de “hey, me encantan estos sonidos para las canciones que quiero grabar contigo”?

Smashing Pumpkins – Siamense Dream – [Rocket, Mayonaise, Today, Cherub Rock…] – Las guitarras y las emociones son tan tremendas…. Y me gusta lo americano que suena.  Es muy importante para nosotros sonar “americanos”, porque es lo que somos, aunque veneremos a muchísimas bandas indies escocesas e inglesas.

My Bloody Valentine – Sunny Sundae Smile EP – Amamos a los viejos MBV, con las guitarras tan Buzzsaw (traducible por “sierra circular”. Me hago a la idea, pero no sé cómo traducirlo), la batería alucinante y las bellas melodías que capturan la eufória y la oscuridad del amor y el sexo

Jesus and Mary Chain – Darklands o Honey’s Dead. Bueno, mejor el segundo. Lo produjo Moulder y es uno de  sus mejores y más consistentes discos desde el Darklands. Pero es que el Darklands es taaaan bueno. Además, debes tener en cuenta que fue como una salida del Psycho Candy. Creo que nadie esperaba un disco tan bonito, sincero y sónicamente maduro tras el debut. Como si los Sex Pistols volvieran y sonaran como Elvis Costello. Como si mantuvieran la pasión de su primer disco pero de repente fueran muy buenos a la hora de transmitir o expresarlo de mil maneras diferentes.

¿Cuales son las nuevas bandas que más te gustan? ¿Conoces a Delorean?

¡Por supuesto! ¡Conocemos s Delorean y a Neon Indian! . De hecho, creo que Delorean editan sus discos en EEUU en True Panther Sounds, el sello de nuestro amigo Dean. Es un sello cojonudo, que ha editado, entre otros ,a  Girls y Magic Kids.

Respecto a las bandas actuales que más me gustan, acabamos de finalizar una gira por la costa Oeste de EEUU con una nueva banda de Slumberland denominada Weekend . Su disco de debut (“Sports”) es realmente bueno. Se lo recomiendo a cualquier fan del rudio, la oscuridad y el pop.  Es un estilo que me gusta mucho, y sus  canciones están muy bien escritas. Además, son muy buenos en directo.  Si vienen a España no os los perdáis.

Además de Weekend, me gustan mucho otros grupos: Sea Lions (Oxnard, CA), Dream Diary (Brooklyn, NY), Hooray For Earth (Brooklyn, NY), Weakness (Cincinnati, OH), Girls (San Francisco, CA) Allo Darlin (London, UK), Marnie Stern (NY, NY) y Blanche Hudson Weekend (Leeds, UK).

En realidad ésta es la pregunta más dificil de contestar, porque además de formar parte de una formación, somos grandes fans de la música y queremos que la gente preste atención a todas las bandas increibles que están surgiendo en la actualidad y que nos encantan.

[Acaba la entrevista. Mañana la crónica de su concierto. Los Pains tocan esta noche, 21 de noviembre, en Donostia. Con el genial Dotore de telonero. Un nombre que seguro brota en las próximas entrevistas de Kip a la hora de hablar de gustos. Y sino, al tiempo]