El catecismo del profeta

Tratando de buscar la línea argumental para esta crónica, me viene a la cabeza constantemente la idea de amistad. Que así dicho queda cursi, pero que si uno piensa en lo que fue la tarde-noche del domingo, no queda más que afirmar que fue una pequeña gran reunión de amigos. El público entre sí, las bandas entre sí y finalmente, a ritmo de “Solar sister”, todos juntos para hacer del domingo el nuevo jueves.

Comenzó Giorgio Bassmatti como suele. Esto es, convirtiendo cada aparición púbica en un momento modestamente especial, tirando de lo doméstico para hacernos sentir esta vez como si la terraza del Guardetxe fuese la nuestra propia. Nos recibió con café y magdalenas, para desgranar a continuación una primera parte del repertorio íntegramente en euskera, que hubo que pasar a cubierto con la aparición de algunas gotas puñeteras.

Dentro el buen rollo se desató entre los presentes, con cartelitos de puntuación, comentarios entre canciones y risas. No tengo claro si anotar ésto en el debe o en el haber, pero Bassmatti cantó mejor que nunca y, en fin, alimentó una vez más esa magia de lo pequeño de la que muchos hacemos religión.

A los últimos acordes de Bassmatti llegaron curiosos los chicos de Muy Fellini, intuyendo quizá que su propuesta iba a dejar a la del donostiarra por descacharrada. Y es que tras unas maneras y un sonido profesionalísimos se esconden canciones que tan pronto citan al Neil Young del Zuma como juguetean con melodías vocales arquetípicamente indies, fijándose mucho más en Deluxe que en Jota, por poner dos nombres.

De ir subiendo la intensidad de la noche se encargaron los franceses Cheap Star con una propuesta de manual: power pop como mandaba la noche, a-la Posies-Teenage Fanclub, pero fallaron en el meollo de este asunto, las canciones. La versión de “September Gurls”, tan reveladora como previsible, les quedó apañada y terminó de poner a tono a los yonkis de la melodía que a esas horas de la noche ya apurábamos zuritos que nos querían colar por cañas, en precio y en centilitros (en Gazteszena te servirán pis, pero al menos es un buen cancarro de pis).

Y, en fin, que la noche ya estaba a punto, prácticamente estaban todos los que son en el público, y sólo quedaba que los Posies rematasen la faena. Y para sorpresa mía, lo hicieron con altura, instalados en el sobresaliente y tocando el cielo de lo histórico en un par de momentos concretos. Resulta que “A Catholic Education” es un disco muy convenientemente reivindicable en estos tiempos de ruidismo guitarrero, tiempos todavía instalados en el epatante lo-fi pero que probablemente acaben derivando otra vez hacia ese pre-grunge del que Mudhoney eran una punta, y estos púberes Teenage Fanclub seguramente la otra.

La historia siempre vuelve para repetirse, Auer y Stringfellow lo saben y este concierto me supo más al catecismo del profeta que al truco comercial que me sugería a priori. Con un volumen demencial, excelente pericia técnica y una actitud que pasó por alto la pequeña parroquia que se había reunido, los Posies taparon todas las dudas que habían plantado en el Donostikluba de hace dos años. Y, en fin, ese “Solar sister”, ya en un bis de cancionero propio, pasa a la historia de los pequeños grandes momentos de la historia musical de esta ciudad.

Portuko doinu gazi-gezak

-“Zure kamiseta gogoko dut”
-Nahi al duzu?
–Bai, emaidazu gero. Gero!

Horrela hasi zen Port O’Brien talde amerikarrak larunbatean Dokan eskaini zuen kontzertua. Taldeko abeslariak, Van Pierszalowskik, lehenengo ilaran zegoen bati esan zion (Tori Amos-en «Abnormally attracted to the sin» albumaren kamisetaz ari zen).

Hotz xamar hasi bazen gaua amaiera zearo desberdina izan zen. “Etorri aurrera lasai, gu ere hobeto arituko gara horrela», jarraitu zuen Pierszalowskik, izan ere, 30-40 pertsona bakarrik bildu ginen Dokan.

Larunbatean amaitu zuten europan zehar izan duten abentura. Azken hilabetean Ingalaterra, Irlanda, Alemania, Austria, Frantzia, Suitza, Portugal eta Espainiatik zehar ibili dira.

Threadbare (2009) laneko Leap year abestiarekin hasi zen ordubete eskas iraun zuen kontzertuak. Puntual, hori bai. Album bereko Oslo campfire alaia, Calm me down, My wild is good” eta Love me through jo zituzten, besteak beste.

All we Could do was sing (2008) albumeko «Stuck on a boat», «Fisherman’s son», «Pigeonhold», eta dudarik gabe, gaueko hit-a «I Woke up today» abestia ere jo zuten.

Abestien artean publikoarekin etengabe hitz egiten egon ziren bertan zeuden partaide guztiak, izan ere, beren diskoetan entzuten den emakumezkoaren ahotsa (Cambria Goodwin-ena hau) faltan bota zen, izan ere, ez baitzegoen han.

Pierszalowski gitarra akustiakoarekin aritu zen hasierako abesti lasaietan. Gero, erritmoak biziagoentzako gitarra elektrikoa hartu zuen. Badirudi ohitura dela talde honetan taldeko parteaideak “erreklutatzea” eta beraiekin zegoen gitarra gira hasi baino egun bat lehenago ezagutu zutela kontatu zuten.

Konparazioak bilatzen hasita, The Decemberist taldearen doinu alaiak, Arcade Fire-ren koruak eta abeslariaren ahotsak Band of Horses edo Grand Archives bezalako gogorarazi zituzten.

Diskoetan entzuten zena baino kañeroagoa izan zen kontzertua eta eszenatokia txiki geratu zitzaien. Amaieran, beren lehenengo eta bigarren lanen barruan agertzen den «I woke up again» abestia jotzean, bertan ziren asko eszenatoki gainera igo ziren eta elkarrekin gaueko momentu onena iritsi zen.

Kontzertua oso ondo egon zela ez dago dudarik. Publikoko batek “ni 2016 ni hostias, aquí está la cultura” eta arrazoi pixka bat zuela ezin da ukatu, baina ordubeteko kontzertu bategatik 20 euro ordaintzea ez dakit ze politikarekin datorren gehiago bat.

[Textua Ane Aramburuk idatzi dut. Bere estreinaldia gure bloguean. Urte askotarako, neska! Argazkia, ia beti bezala, el humilde Fotero del Panicorena da.]

Barzin + Mursego en Donostia

BARZIN + MURSEGO
Imanol Larzabal Aretoa. Lugaritz Kulturetxea. Donostia.
7 de mayo de 2010, 20h30.

BARZIN es el nombre de un cantautor canadiense conocido por sus canciones lentas y melancólicas, comparado con artistas del calibre de Mojave 3, Red House Painters, Low y Mazzy Star.

MURSEGO es la revelación local. Un chelo, una voz y un concierto que emociona por los cuatro costados.

El sello guipuzcoano Moonpalace nos los propone. Moonpalace es un sello pequeño (diminuto), llevado por una sola persona, un poco despistada (no se lo tengáis en cuenta), pero que pone muchas ganas y cariño en lo que hace.

Las ediciones suelen ser casi siempre limitadas a 100 copias y prácticamente artesanales, los cdr se graban en casa, y las cajas normalmente se montan, recortan, pegan, estampan, dibujan, rotulan, imprimen … también en casa.