¿Qué te ha frenado a la hora de ir a reividicar lo de Israel en Donostia?

Triste y cabizbajo. Así he vuelto a casa tras la manifestación de repulsa que se ha montado esta pasada tarde en Donostia con motivo del ataque israelí al convoy de ayuda humanitaria marina que llegaba a Gaza. Un nuevo ataque preventivo, oximorón irracional e injustificable. No hay ataques justificados hasta que jugamos, por lo menos, al causa efecto, no al causa probable-efecto o “he visto algo que brilla y no son tus ojos, dulce palestino“. Luego ya empezamos con los edulcorantes informativos que buscan justificar lo injustificable y la guerra de poder en los médios.

En Donostia había 100 personas reunidas a lo sumo. El 90% de ellas, miembros más o menos activos antes de la cita del comité por palestina (o anti israelí). Luego cuatro paracaidistas que pensaron que la reunión, la única organizada para hoy alrededor del tema en la capital guipuzcoana, merecía la pena una vez agotados todos los clicks de facebook. Por lo que entinedo que 180000 personas estais de acuerdo con lo que han hecho los militares judios…

Está claro que no. Está claro porqué ha sido. Pôrqué no habéis ido. Y a mí eso me pone triste. Muy triste. Que siglas como Askatasuna o LAB, las únicas que han promovido ese movimiento hayan frenado a la gente a ir, no me parece del todo justo.

No voy a analizar la respuesta o falta de ella de nuestras instituciones cercanas. A veces saltan por cosas más nimias, y otras se callan. Somos amigos del Dalai Lama, o del pueblo Saharaui, pero de los palestinos nadie dijo “mecachis hombre”. El PSOE nacional (? Y quién dice rojo dice azul o verde) ha pedido explicaciones y los representantes donostiarras no dijeron ni mú. Pero me aventuro a apostar: ¿Acaso no dijeron nada porque esa reivindicación es habitual de la extrema izquierda vasca?.Pues yo estaré triste, pero ustedes lo son. Porque no creo que se haya mirado con esos ojos suyos tan sucios las marchas de Madrid o Barcelona.

Porque, al menos yo, apolítico hasta la desidia institucional, me muevo por respuestas a la repulsa. Nos quejamos de los actos, no de quienes los organizan. O así debería ser. ¿o no? Lo mismo se me puede ver cuando cierran un diario sin razón que cuando asesinan a una persona. Cuando hay que renegar de una incineradora o pedir mejoras laborales. Eso sí, respetando siempre el lema principal. A mí me cantan la Jota de Aragón en una marcha sobre los cantares galegos y me salgo al minuto 1.

Pero así estamos, amigos, al amparo de lo que digan las siglas que nos gustan o nos “permiten” ir. Alienados también en eso. Imposibles de querer expresar la respulsa a una idea porque nos parece deleznable y punto. “Me jode que todo esté tan contaminado y tener que justificarme si hago una cosa y si no la hago, tb“, me dice un colega de twitter. Espero con este texto hacerle ver otro punto de vista – que sé que tiene-. ¿Convencerle? Este es mi punto de vista. Y ustedes son soberanos en lo suyo.

Orgasmos Primaverales (3 de 3)

Cuando mi mente despertó el sabado me encontraba comprando vinilos en la zona de Tallers. Después estuvimos de barbacoa en una azotea y cuando llegamos al recinto nos confundieron con guiris por lo quemados que estabamos. Nos perdimos los tempraneros pero con lo que nos venía después tuvimos suficiente.
Fue un gran broche a tres días de lujo sonoro.

  • Atlas Sound: revival de lo que vimos cuando acompañaba a los “Pains Of Lolailo” (Marlon dixit). A los que no lo habían visto les encantó. Sonó muy bien.
  • Nana Grizol: Desde Brooklyn con toda la riqueza de Elephant 6. Bailé, bebí cerveza y baile otra vez. Se estaba muy agusto.
  • Florence + The Machine: Qué pedazo de voz! El escenario estaba muy bien decorado, su voz sonó por todo el recinto y sus pintas de “druida” la hacían aún más sexy.
  • The Drums: “Guti, Guti, Guti Maricóooon!!” canté como loco. Mú ricos. El tio bailaba como si Ian Curtis fuera una loca. La gente bailó a gusto. Pero los vimos hasta la mitad.
  • Grizzly Bear: Los vimos la mitad final del show. Se han vuelto unos fijos para mi. Buena puesta en escena, gran juego de voces y excelente sonido.
  • Built To Spill: Empezaron con ese gran tema que es “Traces”. Siguieron con un setlist que recogía lo mejor de su carrera y flipé con la manera de sacar sonido a las guitarras. 10.
  • No Age: No estuve pero un amigo recibió tortas como panes en primera fila. Me dijo: “Salvaje”.
  • Matt & Kim: Tocaron “Final Countdown”, no digo ná y lo digo todo.
  • Dum Dum Girls: No les hice mucho caso pero los modernos parecían felices.
  • Pet Shop Boys: Se unió una raza más a todas las que había: el colectivo Gay estaba presente y se notaba. Estuvimos un rato. Solo decir que la puesta en escena de PSB fué genial.
  • The Almighty Defenders: Black Lips+King Kahn BBQ = 8 haciendo Gospel con aires Beatles. Gran sorpresa y movimiento de caderas.
  • Health: Playback y al principio mal sonido.
  • Fake Blood: Sacaron el bacala que hay dentro de los modernos. Maquinón.
  • Dj Coco: A mí no me pareció mal pero lo que pinchó fueron topicazos, todo muy evidente y facilón. Le faltó personalidad.

En definitiva, un 10 para la edición 10 del festival. Por desgracia se les ha quedado pequeño el forum. Hay detalles que se podrían mejorar (más baños, más barras, más tickets). Tengo la sensación de que había gente que solo fue a sacarse la foto y eso me mosquea. El peligro que tiene el PS es que se convierta en algo “Que mola” y le pase como al Fib.
Pero bueno, que encantados todos de haber disfrutado de 3 días de orgasmos sonoros, guiris preciosas y mucho meneo. Para repetir.

¡Globos para todos los que hayáis conseguido leerlo todo!

Autor: Indio

Orgasmos Primaverales (2 de 3)

Después de comer en la pizzería más bizarra (y más rica) de Gracia (“La Gavina”), el viernes se nos presentaba de miedo. Esperabamos mucha más gente que el jueves y no sabíamos si ibamos a poder meter nuestras almas inocentes entre tanta mezcla de posers y snobs.
Acertamos más que el Eguraldi de etb. Aquello parecía una mani de modernos sin fronteras. ¡¡Qué manera de hacer un festival y que el Forum se te quede pequeño!!
Los chupitos gratis de Jagermeister me tranquilizaron y me dejé llevar por himnos pop para seguir con deliciosos guitarrazos y terminar con techno-metal.

  • The New Pornographers: himnos pop, muy (demasiado) pop. Parecían funcionarios o profesores de prescolar más que músicos.
  • Best Coast: Sorpresilla. La mini banda se le queda pequeña a la chica. Nos pareció que les falto un poco más de garbo. Triunfarán.
  • Nueva Vulcano: Últimos 5 min. Se les quedó muy grande. Aunque la gente bailaba mucho abajo, su directazo se esfumaba a cada metro que el sonido se alejaba del escenario.
  • Spoon: Tenía muchas ganas de verlos y a pesar de que la gente los ponía a parir me hicieron la tarde-noche.
  • Beach House: Gozada, pura gozada. Si cerrabas los ojos te podías ver en una playa. Estos molarían mucho en la zurriola. De 10.
  • Wilco: Los problemas técnicos que tuvieron al principio fueron una razón suficiente para acceder a hacer el sacrificio… Nos fuimos. Menos mal que tocaron en el Kursaal.
  • Les Savy Fav: Toma! Toma! Toma! ¿De donde han sacado a este tio? Lo más salvaje desde la foto de la Lomana con la bufanda de la Real. Es el mejor showman que he visto en el poco tiempo que he vivido.
  • Shellac: Duros, eran 3 pero sonaban como 6. Me gustó como le pegaba el batería.
  • Pixies: La guerra había llegado a su momento cumbre. La gran batalla. Con lo pequeño que soy me sentía aún más hormiga. Demasiada gente. Lo vimos desde la “montaña” y de relax. Todo hits. Pero me pareció poco.
  • Yeasayer: Llegamos al final. Puro hype.
  • The Bloody Beetroots: se nota que van al Monegros. Que manera de sacar ruidaco. Abajo hubo mucha fiesta. Pero en las gradas hice lo imposible: me quedé dormido. True story.

Autor: Indio

Orgasmos Primaverales (1 de 3)

Damos la bienvenida a nuestro blog a Indio, el jodido Antoine Griezmann del pop local que nos ha mandado un señor tochazo -interesante- sobre su experiencia en el Primavera Sound 2010. Lo dividimos en 3 posts distintos, para que sus pildoritas de MDMA (Mucha Descripción, Mucha Alegría) sean más llevaderas…

Salimos del metro como quien sale del topo en Anoeta cuando juega la Real, rodeados de gente con un mismo destino, una misma sensación y los oidos muy limpios para llenarlos de música.
Ya en el bar de la esquina se veían a (no tan) ilustres músicos de la escena “indie” nacional. Miras a un lado, a otro, y cuando te das cuenta ya te están poniendo la pulserica del festival.
Gran FAIL. Nos lo habían avisado pero hasta que no te ponen el trozo de plastico blanco no te das cuenta de que no vas a poder lucirla por tu pueblo.
Además te dan una tarjetita para entrar y salir que hizo las delicias de los que ven el festival de otros colores (mayoritariamente blanco).
Entramos, sacamos el horario (obras de arte los de algunos) y ya empezamos a sentir el cosquilleo en el estomago. Mientras disfrutabamos de la primera cerveza y del primer concierto (Sic Alps) hicimos repaso a las diferentes razas.
Modernos, gente con dilatadores, más modernos, rastudos, unos cuantos modernos más, guiris, gente que va a sacarse la foto y unos pocos modernos más.

Intentando absatraerme de las masas de gente, que ni que fuera gratis, el que escribe disfrutó de:

  • The Wave Pictures: más vistos que un capítulo de los Simpson; tan correctos como siempre.
  • Surfer Blood: nunca una cuadrilla con tanto acné me había sorprendido tanto. Prometen.
  • Titus Andronicus: otra muy grata sorpresa, con fuerza, con salto al público del cantante.
  • The XX: Mú ricos. Sonido un pelín regulero. Se les veía con miedo delante de tanta gente.
  • Broken Social Scene: Mega-banda que tocó mucho del último disco pero fejó detalles Arcade Fire para subrayar. “Golían” a U2.
  • The Big Pink: Buen sabor de boca. Nunca actitudpunk+electrónica me había sonado tan bien. Faltó el topless de la batería. Una pena.
  • Pavement: El concierto del festival. Orgásmicos. De los mejores directos que he visto nunca. Tocaron todo hits. Un 10 casi 11.
  • Fuck Buttons: La gente que estaba en el meollo estaba muy entregada. Para algunos fue el mejor concierto de su vida.
  • Delorean: tuve un flashback a fiestas de Oiartzun o pueblos así. Pero hay que decir que estuvieron muy bien, que tocaron mucho Subiza y que la gente disfrutó.
  • Moderat: en su línea, pero con poca chicha. Emilio José no pudo tocar a la tarde porque se fue la energía. Se notó.

Autor: Indio

Primavera Sound: el calentamiento

Aún a riesgo de que en los días sucesivos no sepamos ni nuestro nombre y acabemos dejando por ello huérfana esta crónica, os contamos cómo fue ayer la jornada previa al festival, donde ya hubo propuestas de alto nivel.

Comenzamos por el concierto que Nacho Umbert dio en el bar Fantástico, cerca del Raval. En acústico, acompañado por una violonchelista, interpretó en su totalidad su disco “Ay…”, que le ha devuelto a la actualidad muchos años después de la separación de los reivindicados Paperhouse (de quienes cayeron también un par de temas).

Fue un acierto invitar al público a sentarse en el suelo del garito, favoreciendo un ambiente de camaradería entre público y artista, con esa magia especial que tienen los conciertos a las 6 de la tarde, cuando la peña está ahí para escuchar atentamente y no clavarse una caña tras otra.

Y es que lo que las canciones de Umbert merecen es una atención máxima para poder apreciar unas letras repletas de matices, puro relato y literatura: hay en ellas cierta melancolía mediterránea, con sus historias de marineros, de niños maricas, sus juegos gramaticales y los saltos tan naturales como maestros del narrador omnisciente a la primera y segunda persona. Todo ello mecido con una voz digna a ratos de Kurt Weill (Lambchop) o el Micah P. Hinson más calmado. Toca a mediados de junio en la Fnac donostiarra, aviso a navegantes.

De allí salimos corriendo en dirección a Apolo 2, donde La Otra Gloria estaban terminando su concierto, dentro del showcase con marca Birra y Perdiz. Una pena no haber podido saborear algo su extraña mezcla de country y blues exótico.

Lo que sí vimos fue el concierto de Kokoshca, el cual, lo digo de antemano, me extrañaría que no estuviese entre los 10 mejores del festival. Presentaban “La Fuerza”, uno de los discos del año, y aquello acabó siendo revelador para los neófitos, y muy impactante para los que les seguíamos de tiempo atrás. Sonaron totalmente precisos, demostrando que aquello del amateurismo y lo destartalado puede convivir perfectamente con un sonido en condiciones, si la actitud es la correcta.

Y la de Kokoshca anoche lo fue, empezando muy garajeros y acabando ruidistas, con tiempo para el matiz exacto entre medias, recordando tan pronto a los Monks como a Derribos Arias, a Beat Happening o los Feelies. En fin, toda una exhibición de talento y de frescura, dejando al público con esa sensación de haber pillado al grupo adecuado en el momento justo. “La Fuerza”, ya lo hemos dicho bastante, es un himno que a nada que lo vaya conociendo la gente devendrá en generacional. Desde luego, mi juventud no ha tenido ninguna canción que la defina tan bien.

Llevaban las suecas First Aid Kit dos canciones cuando aparecí por la principal de Apolo. El españolísimo fenómeno de las cantantes folk y bastante guapas tiene su réplica en estas chicas angelicales, mejorando todas las propuestas nacionales del género, y demostrando unas tablas en directo que quizá sólo las tenga Alondra Bentley entre las nuestras. Buenas canciones, preciosas voces y gorgoritos y una exhibición creando un silencio sepulcral ante más de mil personas interpretando una de las canciones sin microfonía. Una delicia.

A Los Campesinos no les dimos más pábulo que escuchar “You, me, dancing!” que para suerte nuestra cayó la primera del show. Todo lo demás fue una bola de sonido bastante intragable, a lo contribuyen sus canciones, repletas de partes que no llevan a ninguna parte, llevando siempre la aguja al rojo de lo excesivo y anulando cualquier matiz que aportaría otra vidilla a sus temas. Así que cuatro canciones y a la piltra, que queda mucho festival.

Texto: Marlon Brandy